ENTRADAS

24 ago 2016

Arcanos judíos que se repiten

Una Tierra Prometida para los judíos y otra para los musulmanes

La mejor forma de conocer a un pueblo es sondear en su historia y mejor aún si buceamos en su pensamiento a través de la historia. Los judíos siempre llaman nuestra atención, siempre hay algún conflicto con ellos. ¿Por qué son tan raros? Apenas constituyen el 0,02% de la población mundial y son más famosos que nadie.

Hay muchas cosas en ellos que siempre me han resultado misteriosas, incomprensibles, inaccesibles. Como la obsesión de los judíos porque sea su Dios el que les proporcione la tierra donde han de vivir. Todos los pueblos de la historia se han ganado su propia tierra a pulso, con su trabajo, o la han conquistado a cuchillo, ¿por qué los judíos tienen que hacer un pacto con Dios para conseguirla?

La Tierra Palestina prometida a Israel

Franjas de tierra prometida por Dios a Israel

Sólo he hallado respuestas lógicas y razonables en dos libros: “Armas, gérmenes y acero: breve historia de la humanidad en los últimos trece mil años” de Jared Diamond (un biólogo que se mete a historiador y le da la vuelta a la forma de hacer historia),

armas, gérmenes y acero

Jared Diamond

 “Los Judíos” de Jesús Mosterín (un epistemólogo español al que admiro).

Los judíos. Historia del pensamiento

Jesús Mosterín

A ambos autores os los recomiendo encarecidamente.

De ellos he podido deducir que hace unos 4.000 añitos más o menos, el pueblo que hoy llamamos judío ya andaba por esa misma zona donde siguen hoy y donde han estado siempre, lo que los historiadores llaman El Creciente Fértil, practicando el nomadeo con sus rebaños de cabras y ovejas. Pero resulta que por aquel entonces ya la mayor parte de la población practicaba con regular fortuna el cultivo de cereales y otras hierbas. Se habían hecho agricultores y, por consiguiente, sedentarios. Los asentados agricultores construían sus casas de piedra y ladrillo, y no de piel de cabra. Vivían en ciudades que crearon ellos y fraguaron el concepto de PROPIEDAD DE LA TIERRA. Es lógico que una gente que se pasa la vida trabajando una tierra de sol a sol para lograr unos puñados de grano considere que esa tierra es suya.

A medida que avanza este proceso de sedentarización y posesión de las mejores tierras, las tribus de pastores nómadas se van viendo expulsadas de las tierras más fértiles, que ahora tienen dueño, hacia las tierras baldías y cercanas a los desiertos. Lo que empobrece y dificulta sus vidas de modo cada vez más acuciante.

La población de las ciudades crece muy rápidamente porque la agricultura las proporciona más alimento y por tanto más posibilidades de vida. Además, la vida en comunidad favorece el desarrollo de artesanos especializados, ceramistas, carpinteros, constructores… Lo que hace nacer un entramado técnico y cultural desconocido para las tribus aisladas. Las ciudades avanzan, los pastores no.  Pronto los agricultores tienen que defenderse de las incursiones de las tribus de pastores que invaden sus cultivos con sus ganados e incluso, a veces, atacan a ciudades pequeñas para hacerse con el grano y sus enseres. Algunas ciudades llegan a construir murallas para su defensa. Los que han quedado atrás en el camino de la civilización atacan a las ciudades en una mezcla de odio y supervivencia.

Cuando las tribus semitas tienen falta de alimento, o les sobra gente, que viene a ser lo mismo, muchos de ellos van migrando a las ciudades y se asientan en ellas. En principio en Mesopotamia, después en Galilea.

Pero las tribus nómadas rechazan frontalmente la agricultura. Estar con el lomo doblado de sol a sol no les seduce nada. Para ponderar su rechazo basta recordar uno de sus mitos clásicos: la expulsión del Paraíso Terrenal. Yahvé crea a Adán y, como ve que el tío se aburre tan solito, crea a la mujer, y ahora como Adán empieza a meter mano a Eva y ésta, la muy ladina, se calla, pues se cabrea muchísimo y los echa del Paraíso (pura lógica aristotélica). Y en su expulsión, los condena: “Ahora tendréis que ganar el pan con el sudor de vuestra frente” Hay que fijarse que habla de pan y no de leche, carne o frutas (el alimento de los pastores), el pan es el alimento de los agricultores. Así que para este pueblo el paraíso es el pastoreo y la condena es el trabajo de la agricultura. Debido al pecado de Adán, Yahvé castiga a los judíos a hacerse agricultores, a adaptarse a la civilización que les acoge.

Pido disculpas a mis circunspectos lectores por la interpretación folclórica  que hago del mito.

Del mismo modo que ellos idealizan la creación del hombre como la creación de un solo hombre, también mitifican el origen de las tribus semitas como la existencia de una sola tribu, la de Abraham, de la que parten posteriormente las famosas 12 tribus, de sus 12 hijos. Estas tribus estaban formadas por un patriarca, dueño y señor de vidas y haciendas, y un dios que es tan propio de la tribu como su patriarca. Cada tribu tiene su dios. Lo que nos dice que los judíos NO eran en realidad monoteístas, salvo si consideramos a una sola tribu y nos olvidamos de las otras doce. Así cuando Yahvé se aparece a Jacob le dice: “Yo soy Yahvé, el Dios de tu padre Abraham, el Dios de Isaac…” Esto es, Yahvé tiene que identificarse para que no le confunda con los otros dioses.

Los historiadores fechan entre el 2100 y poco después del 2000 a de C. la época en que se produce el asentamiento casi masivo de las tribus semitas en las ciudades. Por estas épocas la obsesión por haberse quedado sin tierras fértiles debió ser generalizada entre las tribus semitas. Y es por entonces cuando Yahvé se presenta a Abraham y le promete darle tierras donde asentarse, concretamente las de Canaán, a protegerlos y darles mucha descendencia y a cambio Abraham y sus descendientes se comprometen a obedecerle y rendirle culto y ofrecerle sacrificios solo a él, a Yahvé, no a los otros dioses. Y como señal visible de la alianza los judíos tendrían que circuncidarse.

Lo verdaderamente original es que el hombre tenga que hacer un pacto con su dios, y que el resultado del pacto sea la entrega de una tierra donde asentarse. Y como creo haber puesto de manifiesto la causa última de este drama es haberse quedado atrás en el normal desarrollo de la civilización humana. Mientras los demás han descubierto y puesto en práctica la agricultura, ellos se han negado a participar del hallazgo y cuando vienen a darse cuenta han sido expulsados a los desiertos y no les queda tierra donde subsistir.

Esta es, en resumen, la tragedia del antiguo pueblo Judío, del pueblo sin tierra. La tragedia que ellos fabularon y justificaron a su manera con el mito del Éxodo, Moisés, y demás. Pero esto es lo que les pasa a los pueblos que se quedan atrás en la cultura. Es la actual tragedia de los musulmanes. Y es la tragedia de áfrica.

El problema del radicalismo político-religioso

El problema del radicalismo político-religioso

Los musulmanes se quedaron anclados en la Edad Media, su edad de oro, y cuando han venido a abrir los ojos, en esa erróneamente denominada “Primavera Árabe” se han dado cuenta de que ni tan siquiera comprenden lo que ocurre en los pueblos avanzados. Utilizan sus teléfonos inteligentes, su televisión, sus redes de Internet y demás poderosas herramientas, pero para ellos son pura magia. ¿Y cuál es su reacción? La emigración masiva hacia los pueblos ricos de occidente por parte de los más inteligentes —un nuevo “éxodo”, sin un Moisés, y en barcas de goma—. Y el odio y el deseo de destrucción de Occidente de los más radicales.

Pero ¿cómo se puede atacar a un pueblo que tiene misiles y bombas atómicas si ellos, a  lo sumo, son capaces de fabricar cuchillos? Con el terrorismo, obviamente. Resucitando los arcanos de las viejas religiones para despertar el odio y propagarlo de todas las formas posibles. Sembrar el caos para desarticular el superordenado occidente. Y con el apoyo económico de los musulmanes del Golfo que vivían sobre el tesoro de Alí Babá, sin saberlo, ni ser capaces de explotarlo, pero que ahora tienen todo el oro del mundo y se ven en la obligación de socorrer a sus indigentes correligionarios.

¿Tiene esto arreglo?

¿Cómo se arregló el problema de los judíos? ¿Necesitarán los árabes que baje de nuevo Alá a los desiertos y les castigue a ir a las universidades occidentales a estudiar ingenierías e informática con el sudor de su frente,  y construir las máquinas y los robots que les den de comer en el futuro?

AUTOR: Profesor Manuel Reyes Camacho

Todos los artículos del autor para FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: