ENTRADAS

8 may 2017

Aumenta la inteligencia emocional de tu hijo

/
Publicado por
/
Comentarios0
/
Inteligencia emocional. Disminuye las situaciones innecesarias.

Si nos paramos a pensar un momento en la trascendencia que tienen nuestras emociones en nuestra vida diaria nos daremos cuenta de que hay muchas ocasiones en las que han influido decisivamente. Pongamos un ejemplo.

inteligencia emocional

Un día vas paseando, tu coche está en el taller, y ves un anuncio sobre el coche que también te querías comprar cuando compraste éste, que no para de averiarse. Empiezas a preguntarte por qué no comparaste mejor los modelos y marcas, por qué fuiste tan impulsivo a la hora de tomar una decisión y, en fin, el paseo se ha convertido en una carga pesada de pensamientos negativos y culpa.

Ante esta realidad, cabe resaltar que existen personas con un dominio de su faceta emocional mucho más desarrollado que otras. Y resulta curiosa la baja correlación entre la inteligencia clásica (más vinculada al desempeño lógico y analítico) y la inteligencia emocional.

Podemos sacar a colación el estereotipo de estudiante “empollón”; una máquina intelectual capaz de memorizar datos y llegar a las mejores soluciones lógicas pero con una vida emocional y sentimental vacía. Por otro lado, podemos encontrar personas cuyas capacidades intelectuales son muy limitadas pero, en cambio, consiguen tener una vida exitosa en lo que refiere al ámbito sentimental.

Este par de ejemplos llevados al extremo son poco habituales, pero sirven para percatarse de que es necesario prestar más atención a esta clase de habilidades emocionales, que pueden marcar nuestra vida y nuestra felicidad tanto o más que nuestra capacidad para puntuar alto en un test de inteligencia convencional. Para eso es importante profundizar en la inteligencia emocional y en las fortalezas psicológicas del niño, son un total de 24 agrupadas en ámbitos como sabiduría, conocimiento, coraje, justicia, humanidad, moderación y trascendencia. Cabe destacar 5 de estas 24 fortaleza.

Fortalezas principales de la inteligencia emocional del niño
  • Gratitud
  • Optimismo
  • Entusiasmo
  • Curiosidad
  • Capacidad de amar y ser amado

De la mano de estas fortalezas destacamos 4 pilares (la falta de flexibilidad psicológica, la impulsividad y su dificultad para controlarla, la escasa tolerancia al malestar o frustración y problemas para regular las emociones) que sirven como argumento de cara a poder analizar, evaluar e intervenir en su inteligencia emocional.

Según autores como Goleman, Linnenham o Salovey Mayer, definen originariamente la inteligencia emocional como la habilidad para controlar las emociones propias y de los demás, así como para discriminarlas y usar esta información como guía de conducta y de los eventos privados. Para estos autores los componentes esenciales para adquirir una buena inteligencia emocional son:

  1. Evaluación y expresión de las emociones
  2. Regulación de las emociones
  3. Uso adaptativo de las emociones
  4. Percepción emocional
  5. Facilitación de pensamientos con emoción
  6. Comprensión de las emociones
  7. Regulación emocional como crecimiento personal

Es importante que los niños aprendan a canalizar sus emociones, controlarse y ser empáticos con los demás, pues la educación emocional forma parte de la formación del niño. Siempre habrá situaciones como son las rabietas, tan típicas como insoportables, entorno a los 2 años de edad, pero cuando un niño sigue cogiendo rabietas conforme crece nos está indicando que tiene un problema con la regulación de sus emociones. No tolera el malestar. Pero bien, como siempre, no os voy a dejar con todo “el marrón” encima de la mesa.

Para desarrollar la inteligencia emocional tanto en tus hijos, sobrinos, hijos de amigos o en ti, tenemos que tener en cuenta unos aspectos básicos: aprender a identificar las emociones que están experimentando los demás (EMPATÍA). Hay que aprender a controlar las emociones y para ello hay que encontrar un equilibrio para saber RECONOCER Y ENTENDER qué me está pasando, qué estoy pensando y qué me hace sentir de esta manera, para aprender a controlarme y regularme.

Las emociones se desarrollan a lo largo de todo el ciclo vital pero, cuanto antes empecemos a trabajar con ellas, mejor. La influencia que ejerza ese trabajo temprano en ti se traducirá en una buena regulación de tus emociones a lo largo del tiempo, piensa que cuanto más tardes en controlarlas, más tardarás en poder comunicarte eficientemente con los demás.

Es importantísimo favorecer la comunicación con los padres, profesores, con sus iguales, la empatía, hacer amigos, etc…, eso es lo que le ayudará a lo largo de su vida. Se supone que queremos niños independientes y que sepan cuidar de sí mismos en un futuro, la sobreprotección es un factor de tranquilidad para los padres pero a los niños no les sirve de nada. Bueno sí, para crear niños  dependientes.

Hay algunas cosas que los padres pueden empezar a estudiar para llevar a cabo con sus hijos, algunas deberían estar internalizadas pero…, por si queda algún rezagado…

Cuando los niños son pequeños has de hablarle con frases muy cortas, actuar más y hablar menos. DECIR – HACER, se ordena o manda algo y se espera a que lo hagan para ordenar otra actividad. Hay que guiarlos, son como un folio en blanco al que hay que escribirle qué hacer para que pueda hacerlo, nosotros lo haremos haciéndoselo fácil para que puedan comprender. No vale el estilo parental de contar hasta 3, ni gritar desde el sillón, hay que implicarse, armarse de paciencia, ponerle dedicación y darles, sobre todo, mucho cariño, sólo sale bien cuando se trabaja desde ahí. Partimos de que la decisión de tener un hijo es vuestra, siempre está la opción de adoptar un cactus.

Los padres son la principal fuente de aprendizaje de sus hijos luego el comportamiento de estos ha de ir en consonancia con el de los infantes. No me vale que como padre un día no tengas ganas de educar y recurras al guantazo sin explicaciones, mañana, por favor, no te quejes porque tus hijos no te respetan, eso lo has creado tú.

Cuando ya son más mayores, cuando habéis trabajado como campeones por y para sentar estas bases y así, poder regular vuestras y sus emociones con normalidad, entonces ahora es el momento de razonar con ellos, obviamente nunca con una rabieta.

Enfadarse con un niño enfadado no tiene sentido, intenta verlo desde el punto de vista de él, además a ti te interesa que te escuche y confíe en ti.

Pensemos por un momento en esos niños con una capacidad deficiente para aceptar la frustración e incluso para obedecer una negativa, niños que no respetan a sus iguales y que el día de mañana están condenados a una realidad donde la infelicidad va a ser ese “chip” con el que van a tener que vivir, al ser incapaces de comprender a los demás y el mundo que les rodea.

Las soluciones.

No todos los niños tienen las mismas necesidades ni van a requerir las mismas medidas, por lo que hay más formas. Inténtalas siempre bajo prescripción de un profesional, no podemos usar la pauta que más queramos primero, nos tienen que enseñar a aplicarla, aquí viene el trabajo más duro.

  1. Controlar la ira. Hasta los 18 meses los niños necesitan básicamente el afecto y cuidado de sus padres, todo ello les da seguridad para adaptarse al medio, explorar y tomar contacto con sus miedos.

Hay bebés que golpean a sus padre o hermanos, o gritan enfurecidos cuando no se les ofrece algo, acciones que a todos en un determinado momento nos han parecido graciosas, pero esto hay que limitarlo desde el nacimiento.

  1. Enseñar a reconocer las emociones básicas. A partir de los 2 años es el momento justo para enseñarles, ya que es cuando empiezan a interactuar con adultos de modo más abierto que cuando es un bebé. ¿Cómo le enseñas a un niño de 2 años las emociones básicas?, pues puedes usar fotografías de rostros, dibujos, preguntarles que les pasa, etc…Así refuerzas la EMPATÍA.
  1. Nombrar las emociones. A partir de los 5 años, los niños deberían saber nombrar las emociones de modo habitual: “estoy enfadado porque no me has llevado al parque”, “estoy contento porque mañana voy de excursión”, “tengo miedo de la oscuridad”.
  1. Enseñar a afrontar las emociones con ejemplos. Lo más normal es que un niño se sienta superado por sus emociones, los adultos, también. Rabietas, golpear cosas, etc.., es necesario que nosotros no forcemos esas situaciones, una vez haya terminado la rabieta podemos enseñarles, por ejemplo, que antes de gritar o pegar es mejor expresar en voz alta qué es lo que les molesta.
  1. Desarrollar su empatía . Para ello es muy importante razonar con ellos continuamente mediante preguntas: ¿cómo crees que se siente papá con esto que has dicho?, ¿por qué llora?.
  1. Desarrollar su comunicación. Hablar con los niños, hacerles preguntas, razonar, jugar, poner ejemplos…, es algo imprescindible en su educación. Hay que favorecer que puedan expresarse, decir su opinión con respeto y aprender a dialogar.
  1. Enseñar la escucha activa. IMPRESCINDIBLE, desde muy pequeños deben saber guardar silencio mientras los demás hablan, pero no solo eso, que se queden con lo que les has dicho, para eso hay que hablarles despacio, frente a frente y terminando las frases con un, ¿has entendido?, ¿estás de acuerdo?.
  1. Iniciar en las emociones secundarias. A partir de los 10-11 años van a surgir en sus vidas emociones que cobrarán más peso como el amor, la vergüenza, ansiedad, etc.., siempre es adecuado que haya buena comunicación para poder hablar con ellos abiertamente y que puedan sentirse seguros.
  1. Fomentar un diálogo democrático. A medida que crezcan, sus necesidades emocionales irán aumentando, de modo que, si tienen una buena base emocional desde pequeños y les enseñamos la importancia de pactar, dialogar y acordar de un modo democrático afrontarán mejor situaciones donde no se comparta su punto de vista.

LA FAMILIA ES EL MEJOR EJEMPLO DE SOCIEDAD Y EL MEJOR CAMPO DE APRENDIZAJE.

No pretendamos pedir a nuestros hijos educación, si no somos nosotros los primeros que la profesamos. Son valores que se aprenden en casa, no en el colegio.

AUTORA: ROCÍO MOLINA

Más entradas de la autora para FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones o realizar alguna pregunta para que un especialista te responda, envíanos un email a info@fdet.es

Grupo FdeT

Imagen de portada: https://pixabay.com/photo-1237701/

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: