Current WorkProfesor Titular de Botánica UAL
Specialist InBiología, micología

Biography

Eduardo Gallego Arjona (Cartagena, 1962). Soy biólogo. Estudié la carrera en la Universidad de Murcia e hice la tesis doctoral bajo la dirección de ese magnífico micólogo que fue el dr. Mario Honrubia. Actualmente ejerzo de profesor Titular en la Universidad de Almería; concretamente, en el área de Botánica. Desde que tengo uso de razón (quizá no hace tanto de eso) quise ser biólogo. La culpa la tuvieron los programas y libros de Félix Rodríguez de la Fuente; qué se le va a hacer. Acabé saliéndome con la mía, aunque no como había previsto: los animales son interesantes, pero al final me dediqué al estudio de los hongos. La influencia de un buen profesor (en este caso, Mario Honrubia) hizo que acabara donde estoy ahora. Nunca se lo agradeceré lo bastante. Esa es la grandeza de la enseñanza y de la buena divulgación: un maestro puede, con su ejemplo y consejo, moldear las vidas de sus alumnos. Perdón por la digresión. Además de investigar e impartir clases, me apasiona la divulgación científica. Pienso que la Ciencia es la herramienta más potente que poseemos para obtener respuestas de una naturaleza que nos da la vida, pero que también puede arrebatárnosla. Por desgracia, la Ciencia no goza en nuestra sociedad de la estimación que merecería. En cambio, la superchería y las pseudociencias proliferan como setas en otoño. Y así nos va. Para mí es tanto un placer como un deber contribuir, siquiera modestamente, a la divulgación de la Ciencia. El conocimiento científico es esencial para disponer de elementos de juicio a la hora de tomar decisiones sobre nuestro futuro y el de la sociedad en que vivimos. Alguien bien informado es más difícil de engañar. Además, la Ciencia nos permite asomarnos a un fascinante universo de descubrimientos, capaz de despertar nuestro sentido de la maravilla. Por cierto, la Ciencia no es mi única afición. Entre otras cosas, me gusta escribir, y soy un lector compulsivo. Creo que toda persona debería recibir una formación básica tanto en Ciencias como en Humanidades. En caso contrario, nuestra cultura general se queda coja.