JAVIER LARA COLMENERO

contributor

La historia de Elia Tomasi.

Comments0

Hace pocas semanas, en una visita a casa de mis padres observaba una antigua foto sobre el mueble del salón. En ella aparece una niña de unos 5 años que tiene en brazos una muñeca de cartón, es mi madre y la imagen debió ser tomada a mediados de los años 50, cuando ella aún vivía en el pueblo con su familia.

Valdepeñas de Jaén, mediados de los años 50.

Aquella imagen me trasladó a un tiempo más reciente, cuando yo estaba acabando mis estudios universitarios y aprovechaba algún descanso entre tema y tema para visitar a mi abuelo. Él tenía por costumbre salir a tomar el fresco a la puerta de la casa durante las calurosas noches de verano en Jaén. Sentado en su vieja silla de madera y anea, fumando un celta emboquillado, pasaba las horas hablando con los  vecinos y yo me sentaba junto a él en el escalón y escuchaba sus historias vividas, así me relajaba antes de volver al estudio.

El caso es que había historias interesantísimas -al menos a mí siempre me lo parecieron- y las podía escuchar una y otra vez sin llegar a cansarme. Historias de interminables jornadas de caza con su perra Linda, de noches oscuras y frías de estraperlo en la sierra, de trabajo en el campo en  jornadas agotadoras bajo sol…pero entre todas esas historias hubo una de ellas que me marcó para siempre y que me ha acompañado a lo largo de estos años determinando, en gran parte, mi profesión.

Aquella historia tuvo lugar en Francia entre 1955 y 1956 cuando mi abuelo como muchos otros jóvenes de su pueblo y de otros muchos pueblos de España emigró en busca de trabajo y un mejor porvenir para sus familias, eran tiempos duros, muy duros.

Encontró trabajo como peón de la construcción en una de las numerosas obras de canalización que se hicieron en el río Sena y allí estuvo ganándose el mendrugo junto a otros españoles, franceses, argelinos e italianos. Dormían -me contaba- en barracones de 8 hombres, en literas de madera y trabajan a turnos, 6 días a la semana.

De compañero de litera tenía un joven italiano de la zona de Trento, padre como él de un niño 6 años. El italiano, siempre risueño y amable, le mostraba orgulloso a mi abuelo una foto desgastada del pequeño, y mi abuelo, le daba la réplica mostrándole una foto de mi madre que siempre llevaba en la cartera.

Un día mientras los dos estaban trabajando en el lecho del río, en el encofrado de un muro, uno de los paneles de contención para agua cedió y empezó a inundar la excavación rápidamente. Mi abuelo pudo escapar hasta la superficie trepando a duras penas por las armaduras, el joven italiano tuvo menos fortuna y no pudo ponerse a salvo de la violenta batida del agua, tampoco nadie pudo ayudarle y se ahogó.

Luego fueron los ingenieros de la obra a revisar el tajo y los trabajos estuvieron parados dos días. Alguien fue a recoger los pocos enseres del italiano y retiró también la foto del pequeño que había en la litera antes de mandarlo todo a su pueblo en Italia; en la fotografía por detrás había un nombre escrito: Elia Tomasi, así se llamaba el pequeño y así también se llamaba el padre.

Mientras me contaba esto, entre frase y frase, mi abuelo daba una calada cansina al cigarro y un trago al vino, y yo observaba como tenía la mirada traslúcida, como si estuviera viviendo aquellos momentos otra vez, con la misma impotencia que aquel día en un canal del Sena.

Yo con los años acabé los estudios pero seguí visitando mientras pude a mi abuelo y la historia de Elia Tomasi siempre nos acompañó. A veces quiero imaginar que el pequeño Tomasi llegó a hacerse un hombre y a tener su propia familia, quizá haya por la zona de Trento algún Tomasi de tercera generación que conozca la historia como yo la conozco, eso nunca lo sabré.

Lo que sí sé con rotundidad es que en los 64 años transcurridos desde entonces el mundo ha evolucionado enormemente, la tecnología y la ciencia también, pero sin embargo los accidentes en el trabajo siguen costando la vida de personas por las mismas causas de entonces; la falta de planificación, las prisas y el exceso de confianza. Parece que de manera contumaz repetimos los mismos errores del pasado. Es por eso que mi propósito está ligado a aquella historia del italiano de Trento, para que no se repita más un hecho así, para que no haya más historias como la de Elia Tomasi. Es nuestra responsabilidad divulgar la experiencia y el conocimiento para que todos podamos volver a nuestras casas a abrazar a nuestras familias.

Autor: FRANCISCO JAVIER LARA COLMENERO

Más artículos del autor para el blog de FdeT

Si quieres realizar alguna pregunta o contactar con nosotros, envíanos un email a fdetformacion@gmail.com

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Accidentes en el hogar, una amenaza oculta.

Comments0

Sólo en España se producen al año más de 1,5 millones de accidentes en el hogar, lo que significa que 3 de cada 100 habitantes sufren algún percance que afecta a su integridad física o que incluso le produce la muerte.

Mueren una madre y sus dos hijos pequeños en el incendio de su casa en L’Hospitalet.

Las causas inmediatas de estos accidentes están razonablemente bien identificadas, sin embargo, año a año se siguen repitiendo casos que afectan de manera irreversible a las familias que los sufren.

Seguramente cuando Ud. lea este artículo recordará algún caso que haya vivido en primera persona o a través de un conocido.

Es nuestra responsabilidad con nosotros mismos y con las personas de nuestro entorno, identificar y eliminar los factores de riesgo que puedan desencadenar un accidente y así evitar que las estadísticas sigan aumentando.

Los accidentes más frecuentes en el hogar.

Los incendios.

Producen intoxicaciones por humo y quemaduras a las personas sumado a unos efectos devastadores sobre las viviendas.

La sobrecarga de enchufes y regletas eléctricas, es una de las causas que más ha aumentado en los últimos años como consecuencia del incremento en el uso de cargadores de dispositivos electrónicos como móviles, tabletas, ordenadores, etc.

Los incendios en la cocina por sartenes con aceite caliente o campanas de aspiración impregnadas de grasa representan una fuente de riesgo a considerar.

Se estima que aproximadamente 1 000 personas ingresan anualmente en alguna de las siete unidades de atención para quedamos en hospitales de España.

De los más de 23.000 incendios ocurridos en la vivienda, los que tuvieron víctimas mortales fueron ocasionados principalmente por causas eléctricas (18%) y por aparatos productores de calor, como radiadores o braseros (15%). Las personas mayores sufrieron el 50% del número de fallecimientos. Entre las causas de muerte destaca la intoxicación, que afectó a casi 5 de cada 10, y las quemaduras, que quitaron la vida al 40%, sobre todo por no poder escapar de las llamas.

Una instalación eléctrica en buenas condiciones y evitar sobrecargar los enchufes es fundamental para evitar incendios de origen eléctrico.

En la cocina, conviene limpiar de manera periódica la campana para evitar que la grasa se acumule provocando una auténtica chimenea de fuego que en pocos minutos puede inundar de fuego toda la estancia y posteriormente extenderse al resto de la vivienda.

También hay que saber actuar en caso de que una sartén con aceite genere una llama; debemos evitar dirigir un chorro de agua que esparciría el líquido inflamado agravando la situación. Es habitual que durante una extinción la persona resulte con quemaduras al verter agua o disparar un extintor sobre la sartén. El uso de un paño mojado o incluso una manta ignífuga es la mejor solución para sofocar un incendio en sus primeros instantes.

Cada vez más se están instalando en los hogares detectores de humos que alertan cuando comienza un incendio y que resultan vitales en una detección temprana del conato de incendio.

Las caídas.

Representan la causa principal de muertes y lesiones con secuelas de los accidentes en el hogar.

La salida y entrada en la ducha es un punto crítico, subir y bajar las escaleras y las zonas de paso cruzadas por cables u otro tipo de objetos que puedan producir accidentes de diversa consideración.

Las tareas de limpieza donde debemos acceder a una zona alta, representan también escenarios propicios para las caídas.

El uso de asideros en las duchas y de elementos antideslizantes en el piso de bañeras y platos de ducha reducen la posibilidad de tener un resbalón en un entorno que suele estar húmedo y resbaladizo.

Agarrarnos al pasamanos de las escaleras cuando subimos y bajamos es un modo sencillo para evitar una caída escaleras abajo.

Fundamental en las tareas de bricolaje y limpieza utilizar escaleras de mano de calidad, evitando a toda costa subirnos a elementos del mobiliario como muebles, sillas, cajones, etc.

Los huecos horizontales y verticales como pozos, arquetas, ventanales, bordes de forjados…deben estar protegidos mediante tapaderas, losas de hormigón, barandillas, redes, etc…que eviten que alguien pueda caer de manera accidental.

Ahogamientos

El ahogamiento puede producirse por atragantamiento al obstruir algún elemento como comida, globos o partes pequeñas de juguetes las vías respiratorias. También por inmersión prolongada en piscinas o pilas.

Los globos son peligrosos, provocan el 29% de atragantamientos en los niños.

Elementos como globos o juguetes pequeños deben estar fuera del alcance de niños pequeños.

La comida debe cortarse en porciones pequeñas y fácilmente masticables antes de ser introducidas en la boca y debe triturarse bien durante la masticación.

Todos los miembros de la familia deben estar familiarizados con la maniobra de Heimlich, también la forma específica para bebés en caso necesario, para desobstruir las vías respiratorias en caso de atragantamiento.

En cuanto a las piscinas, todas las personas que se muevan por sus inmediaciones deben saber nadar para mantenerse a flote en caso de caída a su interior. La presencia de alguna escala, cuerda o asidero junto al borde, representa un medio de protección sencillo pero muy útil.

Intoxicaciones

La ingesta accidental de medicamentos o productos de limpieza y también por comidas en mal estado que puedan ocasionar reacciones alérgicas supone un riesgo potencial de intoxicación.

Mantener las sustancias y productos químicos como los medicamentos y los productos de limpieza en armarios controlados y fuera del alcance de los más pequeños del hogar en la mejor manera de evitar accidentes por esta causa.

Otra situación que pueda producir una intoxicación en la mezcla de productos que reaccionen entre sí, como las bases y los ácidos y que puedan generar gases y vapores nocivos. Leer bien la información de los productos y especialmente sus incompatibilidades nos ayudará a evitar las situaciones de riesgo.

Un 30% de los ahogos se producen como consecuencia del contacto con productos químicos.

Cortes y contusiones

Los cuchillos producen la mayor parte de lesiones por corte. Se puede observar que en fechas como la Navidad aumentan las atenciones en urgencias médicas por cortes al cortar jamón.

El mobiliario de cajones, las mesas y las sillas provocan un porcentaje considerable de aplastamientos.

Utilizar cuchillos de buena calidad, bien afilados, colocando la mano libre fuera de la “línea de fuego”, tener la zona de corte despejada de objetos que estorben, cortar sobre una buena tabla de cocina y fijar adecuadamente la pieza del jamón sobre una tabla jamonera harán que podamos disfrutar de una buena ración sin sobresaltos.

Mantener los cajones cerrados y los utensilios que puedan cortar o pinchar bien ordenados en su interior ayudará a su fácil localización evitando laceraciones al rebuscar en su interior.

Niños y ancianos, dos colectivos a cuidar.

Los niños son un grupo a considerar de manera especial por tener una menor percepción del riesgo y por no gozar de las habilidades necesarias ante una situación de riesgo. Sin embargo debemos centrar una especial atención en dos líneas: la primera, despertando en ellos un nivel de alerta permanente ante los riesgos en el hogar, enseñándoles a identificarlos y a evitarlos de manera proactiva. La segunda, incentivando una cultura preventiva a través de nuestro propio ejemplo de manera que, por imitación, acaben incorporando hábitos y comportamientos seguros ya desde sus primeros años que les sirvan en su edad adulta para ser conductores y trabajadores seguros. Juegan un papel crítico las acciones de concienciación y formación sobre estos aspectos en colegios, institutos y universidades.

Los ancianos, especialmente aquellos que viven solos, también pueden estar más expuestos y tienen una menor capacidad de reacción ante cualquier situación de emergencia.

Tener ayuda de sus familiares para mantener las viviendas en buenas condiciones de orden y limpieza es una buena base para evitar accidentes. Disponer de los números de emergencia o tele-ayuda es una manera rápida de pedir ayuda en caso de necesitarlo.

CONCLUSIONES:

Éste ha sido solo un paso rápido por algunas de las causas y medidas de protección que debemos aplicar en nuestro día a día, en nuestro hogar, en nuestro entorno, con nuestros familiares y amigos. Es posible profundizar más en cada uno de los apartados pero, es más importante aún que saquemos lecciones aprendidas y empecemos a tomar acciones diarias para eliminar los riesgos presentes en nuestro hogar.

Es condición en nuestra sociedad, eludir la responsabilidad que cada uno de nosotros tenemos para que se produzcan accidentes, me sorprendo leyendo una de las fuentes para la preparación de este artículo, el informe DADO 2011-2012 basado en encuestas a personas que han sufrido accidentes que “casi la mitad de los entrevistados consideran que sus lesiones han sido fortuitas (43,8%) y un porcentaje elevado atribuye el percance al descuido o imprudencia / temeridad”.

Aludir a que los accidentes se producen “porque tienen que pasar” y no asumir nuestra responsabilidad individual y colectiva para generar dinámicas y entornos seguros, nos debilita como sociedad y nos hace vulnerables a estas amenazas, bloqueando la aparición de la cultura de seguridad.

Podemos empezar chequeando en nuestros propios hogares qué medios materiales y protocolos de actuación tenemos implantados. Un buen “kit de seguridad del hogar” podría empezar por:

  • Botiquín.
  • Extintor de polvo ABC 6kg.
  • Manta ignífuga para la cocina.
  • Detectores de incendios.
  • Listado de números de emergencia.
  • Maniobra de Heimlich.
  • Protocolo PAS (proteger, avisar, socorrer).
  • ……………………………………

La Seguridad comienza con una decisión®

Safety begins with a decision®

Autor: FRANCISCO JAVIER LARA COLMENERO

Más artículos del autor para el blog de FdeT

Si quieres realizar alguna pregunta o contactar con nosotros, envíanos un email a fdetformacion@gmail.com

Fuentes consultadas:

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

PLAN DE EMERGENCIAS EN INDUSTRIAS DE ALTO RIESGO

Incendio de la plataforma Deep Water Horizon  en el golfo de Texas en abril de 2010
Incendio en la plataforma petrolífera de Deep Water Horizon en el golfo de Texas. Abril de 2010.

Una respuesta eficiente ante una situación de emergencia puede suponer la diferencia entre un incidente sin consecuencias o un accidente catastrófico para la empresa que lo sufre; el dato es demoledor: menos del 40% de las empresas que sufren un gran incendio vuelven a la actividad. La destrucción de sus instalaciones y la pérdida de capacidad productiva resultan fatales para la continuidad de la actividad empresarial. Los daños a las personas en forma de lesiones permanentes e incluso la pérdida de vidas humanas se suman a la larga lista de efectos negativos de las que muy pocas organizaciones logran recuperarse.

Texto del periódico El País sobre el incendio de la empresa Ybarra en Dos Hermanas.
Texto del periódico El País sobre el incendio de la Planta de Campofrío en Burgos.

Que una Organización responda eficazmente a este tipo de eventos conlleva previamente un proceso de preparación, evaluación, entrenamiento y mejora continua de sus sistemas a cargo de las personas que la integran.

Dicho de manera sencilla: la preparación ante las emergencias es un aspecto que debe “entrenarse”.

Asociamos rápidamente como escenario de emergencia los incendios por su tremenda capacidad destructiva y porque pueden presentarse en cualquier tipo de actividad pero existen otros igualmente graves a considerar como los vertidos accidentales, las explosiones, los atropellos por maquinaria pesada o la fuga incontrolada en la descarga de un producto químico.

Tres de los depósitos de pesticida cuya fuga ocasionó la pérdida de 20000 vidas en Bhopal (India).
El desastre de Bhopal, ocurrido el 3 de diciembre de 1984, se originó al producirse una fuga de isocianato de metilo en una fábrica de pesticidas. Se estima que entre 6.000 y 8.000 personas murieron en la primera semana tras el escape tóxico y al menos otras 12.000 fallecieron posteriormente. Todo el entorno del lugar del accidente quedó seriamente contaminado por sustancias tóxicas y metales pesados que aún tardarán muchos años en desaparecer. La planta química fue abandonada tras el accidente.
 
Claves para una implantación de un Plan de Emergencias.

Cada Organización debe tener identificados, evaluados y definidas las medidas de respuesta necesarias a los escenarios posibles en función de su actividad. En función del tipo de actividad dicha Organización deberá elaborar unas medidas de emergencia según establece el artículo 20 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales o puede estar afectado por el R.D. 393/2007 y que obliga a elaborar un Plan de Autoprotección. No es objeto de este artículo entrar en las diferencias entre un caso y otro y hablaremos en adelante y de forma general de “Plan de Emergencia”.

Prácticas de extinción de incendios con agua y espuma por parte del personal de emergencias.
Prácticas de extinción de incendios con agua y espuma.

Para conseguir una implantación efectiva es necesario que todo lo que está definido en el papel pase a ser aplicado en campo.

Existen dos aspectos diferenciados en la implantación del plan:

  1. La prevención: medidas que deben adoptarme para evitar que se produzca un incidente.
  2. La respuesta ante emergencias: las acciones minimizar los efectos de un incidente cuando éste ya se ha producido.

Ambos aspectos deben cubrirse desde el punto de vista de los “pilares del comportamiento seguro” que describíamos en artículos anteriores:

  • Liderazgo y Compromiso por la Dirección: más allá de la obligatoriedad establecida en la norma de nominar a un Director del Plan y un Director de la Emergencia, para una implantación efectiva, se necesita un liderazgo visible en la Organización:
    • Revisión por la Dirección del Plan de Autoprotección.
    • La asignación de recursos para la adopción de medidas.
    • La participación en los simulacros y la revisión de los resultados.
    • El seguimiento de la implantación del plan de autoprotección por un comité estratégico asesor.

Es responsabilidad de la Alta Dirección liderar, impulsar las medidas y dotar de los medios necesarios a la Organización.

Forma de facilitar la implantación efectiva del plan de emergencias
  • Compromiso por parte de todas las personas de la Organización: es imprescindible que se genere un sentido de pertenencia y colaboración por parte de todos y cada uno, generándose un clima donde “todos aportan” independientemente de su rol o jerarquía.
  • Entrenamiento: es uno de los aspectos más cruciales tanto desde el punto de vista de la prevención como de la respuesta ante la emergencia. Desde el punto de vista de la prevención el entrenamiento debe estar encaminado a mantener un nivel de alerta adecuado, identificar posibles focos o situaciones de riesgo y a conocer los canales de comunicación. Por el lado de la respuesta ante emergencias, las prácticas de extinción, excarcelación, primeros auxilios, control de derrames, etc., deben ser el núcleo fuerte del plan de formación. Especial importancia tiene el desarrollo de simulacros pues son herramientas ideales para asentar el conocimiento a través de la práctica y para detectar oportunidades de mejora en los sistemas de gestión de emergencia.
  • Comunicación: es una herramienta indispensable en la implantación para el reporte de situaciones de riesgo o sub-estándar para que puedan ser corregidas de manera preventiva. También resulta fundamental para entrenar los canales de comunicación en la respuesta ante la emergencia ya declarada. Podemos comprobar de manera consistente que una comunicación efectiva es crucial para establecer un nivel de respuesta adecuado y que, por tanto, debe entrenarse.
  • Medición: deben establecerse indicadores clave de la prevención de emergencias sobre las condiciones inseguras reportadas, el análisis de incidentes, acciones correctivas…, y, también, deben evaluarse la efectividad de las acciones de la implantación del plan de emergencias como son: la transmisión del conocimiento en las sesiones de formación, las conclusiones de las prácticas y ejercicios de simulacro, etc. El seguimiento y análisis de estos indicadores dan las claves de la eficacia en la implantación.
  • Reconocimiento: como elemento motivador a los miembros de la Organización para seguir estando alerta, animando a reportar las condiciones inseguras que detecten, a tomar acción para evitar situaciones potencialmente peligrosas y a prepararse de manera recurrente para mejorar su preparación ante una emergencia.
Conclusiones
  • Las organizaciones que consiguen una implantación efectiva de su plan de emergencias son las que van más allá del mero cumplimiento documental y formal de lo establecido en las normas de referencia.
  • Una Organización estará mejor preparada para responder ante una situación de emergencia cuando mejor tenga identificados sus riesgos, los posibles escenarios que se le puedan plantear, el mantenimiento de sus medios de actuación y la preparación del personal para responder eficazmente.
  • La preparación ante las emergencias es un elemento más del sistema de gestión de seguridad y por tanto debe estar sujeto al mismo proceso de evaluación y mejora continua. Deben establecerse indicadores claves de desempeño y medir de manera regular la eficacia de los mismos.
  • Los recursos que una Organización dedica a la prevención y respuesta ante las emergencias deben ser entendidos no como un gasto sino, antes bien, como una inversión en su seguridad y en la de sus trabajadores. En este punto es fácil entender en su dimensión la frase: “si piensas que la seguridad es cara, prueba a tener un accidente”.

Autor: FRANCISCO JAVIER LARA COLMENERO

Más artículos del autor para el blog de FdeT

Si quieres realizar alguna pregunta o contactar con nosotros, envíanos un email a fdetformacion@gmail.com

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

ANÁLISIS DE INCIDENTES Y LA CULTURA DE CULPA

El coste de los accidentes.

Cada año miles de personas mueren o resultan heridas en el desempeño de su trabajo. Las pérdidas son cuantiosas y lo son en diferentes aspectos: en pérdidas de vidas humanas, en deterioro de la calidad de vida de los accidentados y de sus familiares, en costes económicos para sus empresas y la sociedad, en pérdida de imagen y reputación de las compañías que sufren los accidentes…, y así un largo etcétera difícil de dimensionar en su totalidad.

(más…)

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

CHARLAS DE SEGURIDAD Y CULTURA PREVENTIVA

¿A qué nos referimos al hablar de charlas de seguridad?

Las charlas de seguridad son reuniones informales donde se abordan temas de seguridad que forman parte de un programa más general de actividades relacionadas con la seguridad y la salud. Generalmente se lleva a cabo en el lugar de trabajo justo antes de comenzar a trabajar, al principio del día o del turno.

Las charlas de seguridad están basadas en temas específicos relativos a la seguridad en el trabajo. Son de corta duración, de 5 a 10 minutos máximo, y cubren lo que se denominan tópicos relativos al entorno de trabajo, a los equipos a utilizar y a las buenas prácticas que se deben aplicar en el trabajo.

2

(más…)

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

IZADO DE CARGAS, ESTÁNDAR OPERACIONAL

¿Qué riesgos se asocian al izado de cargas?

Izado de cargas pesadas y voluminosas

Izado de cargas pesadas y voluminosas

El izado de cargas y su manejo cuando tienen dimensiones/pesos considerables empleando equipos de trabajo para la elevación, como grúas autropulsadas, camiones “pluma” y otros equipos de elevación, son tareas habituales en las industrias y operaciones mineras. Estas tareas tienen una potencialidad alta de causar accidentes (de hecho, los producen) y requieren una gestión específica para garantizar la seguridad de los trabajadores e instalaciones. Es lo que se denominan protocolos de altas consecuencias.

(más…)

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

SEGURIDAD AL TRABAJAR EN UN ESPACIO CONFINADO

Un espacio confinado es cualquier recinto con aberturas limitadas de entrada y salida y ventilación natural desfavorable, en el que pueden acumularse contaminantes tóxicos o inflamables o tener una atmósfera deficiente en oxígeno y que no está concebido para una ocupación continuada por parte de trabajadores.

Tanques, pozos, canalizaciones, espesadores de pulpa, fosos…, son algunos de los entornos clasificados como espacios confinados que nos podemos encontrar en la mayoría de las industrias conocidas como «de alto riesgo”.

espacio confinado

Trabajador en espacio confinado

(más…)

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Trabajos en caliente: cómo garantizar la seguridad

Peligros de los trabajos en caliente

Los trabajos en caliente son aquellos que pueden producir fuentes de ignición como llamas, chispas o superficies calientes susceptibles de desencadenar incendios, deflagraciones y explosiones. En entornos industriales hay numerosos trabajos relacionados con el mantenimiento o las operaciones que se clasifican como “trabajos en caliente” y que deben realizarse conforme a protocolos específicos para garantizar la seguridad de los trabajadores y de las instalaciones.

Trabajos en caliente: soldadura

Soldadura industrial

(más…)

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin