ENTRADAS

1 abr 2017

BIM, LA TECNOLOGÍA DE PROYECCIÓN DEL PRESENTE

/
Publicado por
/
Comentarios1
/
BIM en la gestión de un proyecto técnico

Aunque cuando hablamos de BIM en términos de proyecto nos referimos al acrónimo de Building Information Modeling (modelado de información en la construcción) el alcance de sus aplicaciones permite la licencia, ya habitual en muchos foros especializados, de cambiar esa “M” final de “Modeling” por “Management” por cuanto supone una auténtica revolución en la gestión del proceso de proyecto.

MODELADO BIM

BIM como herramienta de gestión para el proyectista

Aquellos que estudiamos ingeniería o arquitectura hace años comenzamos diseñando nuestra idea sobre papel partiendo del croquis hasta el  resultado delineado, acotado, rotulado, con sus secciones, detalles y anotaciones de rigor que se realizaban con esmero usando un sinfín de útiles de trazado. La figura del delineante proyectista resultaba crucial para el buen desarrollo del proyecto pues cada error o modificación implicaba bucear en una maraña de dibujos que se propagaban de plano a plano.

modelado BIM

El trabajo del proyectista antes del BIM

La llegada del CAD, acrónimo de Computer Aided Design (diseño asistido por computador) supuso un salto cuantitativo más que cualitativo para los técnicos pues sirvió para dotar a la oficina técnica de una serie de herramientas computacionales que ahorraban (y ahorran) trabajo y tiempo y mejoraban (y mejoran) la calidad del grafismo. En realidad, se seguía trabajando de la misma forma, pasando un concepto tridimensional a información gráfica en dos dimensiones pero, claro, de forma mucho más ágil pues la capacidad de copiar y pegar bloques de contenido y detalles de ejecución que podían encontrarse en librerías de casas comerciales o fruto de elaboración propia o en fuentes tanto públicas como de empresas especializadas, suponía un increíble ahorro de costes en mano de obra. Computar superficies o volúmenes de recintos era mucho más ágil y se afinaba el proceso de medición con las exportaciones a otros programas de presupuestos.

Modelados BIM de proyecto

Detalle de una escalera en CAD

La inclusión en el mercado de software de cálculo de estructuras e instalaciones, esas cajas negras donde se creaba un input de datos y se obtenía un output de resultados en base a unas premisas más o menos editables de nuestras hipótesis supuso un nuevo empujón e hizo resurgir la figura de calculista especializado porque se cruzaban en el mercado tres tipos de operadores a saber:

  • El técnico tradicional, quien dominaba la fase de ejecución y las condiciones de obra pero que se había subido al tren del cálculo computarizado (fuera eso lo que quisiese que fuera) a pie cambiado y cuyo único objetivo era conseguir que el programa arrojase el dato que su experiencia inspiraba que debía salir.
  • El técnico mejorado, capaz de reciclarse para dominar el mundo del cálculo, conocer el tajo de la obra y hacerse un hueco entre las nuevas herramientas informáticas logrando incorporarlas a su dinámica de trabajo, todo un logro y un verdadero objetivo a imitar.
  • El técnico especializado en las herramientas computacionales que se ha olvidado (o desconoce) que luego hay que ejecutar el diseño, lo que provoca conflictos estructurales, aberraciones en los pasos de instalaciones, soluciones irrealizables en obra,… , que no alcanza a entender por qué su solución no es ideal en el mundo real si la pantalla arroja todos los ítems validados en color verde.

Desde un punto de vista de innovación tecnológica donde el desarrollo del CAD y los programas que a partir de él sirven para la confección de los distintos proyectos ha supuesto una auténtica revolución ha sido en el sector de la fabricación industrial, con el salto al CAM, acrónimo de Computer Aided Manufacturing o fabricación asistida por ordenador que ha permitido hibridar ambos sistemas en lo que ha dado en llamarse CAD-CAM  que engloba a fases de diseño gráfico, control de bases de datos tanto para el diseño como para la fabricación, control numérico de máquinas herramientas, control de los útiles robóticos y gestión de las técnicas de visión computarizada.

Incluso cuando el CAD da un salto al proyectismo tridimensional lo hace desde una visión de tercera dimensión orientada a la visualización más que como una forma de conceptualizar el diseño estructural global  de un proyecto. El sector estaba necesitado de ir más allá del mero fotorrealismo vectorial para pasar a un trabajo realmente integral. Y surgió el BIM.

La principal ventaja es que se imita el proceso real en que construye un proyecto permitiendo una conceptualización más lógica, más natural, poniendo de manifiesto los potenciales problemas que puedan presentarse en cada avance. Algo que lo diferencia drásticamente de los sistemas antes mencionados es que las entidades que se emplean son elementos reales de construcción, con dimensiones y propiedades físicas y mecánicas, con uniones ejecutadas de tal o cual manera que supone ir más allá de una unión bidimensional con un detalle de juntas. Sólo contando en la fase de diseño ya se aprecia el cambio metodológico pues se pueden coordinar todos los lotes de trabajo en un diseño centralizado, un modelo virtual que irá anexando las partes que cada participante, especialista en su área, vaya aportando al conjunto. Desde aquí, se pueden crear líneas independientes de trabajo que satisfagan los diferentes flujos de obra con la generación de planos, mediciones, actas de obra, acceso a datos colaterales (controles de calidad, certificaciones, revisiones, visitas a obra, control de operarios, lotes, historial de trabajos y cambios, memorias de calidades…) que suponen una fabulosa optimización del tiempo y los recursos disponibles.

La revolución de este método parte de  la capacidad de interactuar que presentan las diferentes secciones del proyecto, el acceso codificado que cada responsable tiene a su documentación y la discrecionalidad que el súperadministrador puede imponer a cada lote. Esto permite la concordancia de distintas empresas con un control de solapes y holguras temporales rigurosos que administran las recepciones de pedidos y gestionan adecuadamente las desviaciones (y penalizaciones si proceden). Ni que decir tiene la ventaja que supone al tratar de vincular estaciones de trabajo en diferentes puntos del planeta. Pongamos por ejemplo una megaconstrucción civil que requiera el trabajo de equipos especialistas de varios países como ha ocurrido en la construcción del complejo  Palm Islands, un miniarchipiélago de islas artificiales en Dubai, en Emiratos Árabes, que incrementará su línea de costa en 520 km y que albergará uno de los mayores centros de comercio conocidos. Allí se simultanearon fastuosos trabajos cartográficos por satélite con estudios hidráulicos, portuarios, de obra civil, de carreteras y accesos, arquitectónicos, de instalaciones…, donde cada minúscula parte de trabajo ya era un reto en sí mismo.

Un trabajo que opera con la tecnología BIM asegura una operatividad entre departamentos y una definición de roles y responsabilidades que permite tener una clara estructura de funcionamiento. Al mismo tiempo la comunicación en la toma de decisiones emplea información gráfica, de materiales, administrativa …, de tal forma que un cambio consensuado se propaga de inmediato a todas las áreas implicadas, incluso, a nivel de grafismo facilitando la detección de errores, retrasos en los plazos o posibles afectaciones económicas en las partidas. Además, supone para los promotores un medio ágil y comprensible de conocer el avance del proyecto (BIM as built), incluso, sin contar con el software BIM requerido pues existen aplicaciones para ordenador y Smartphone que permiten su seguimiento.

Tal es el nivel de proyección de estas herramientas que se están unificando la mayoría de los protocolos de trabajo a partir de normativas ISO:

ISO 29481-1:2016 Building information models — Information delivery manual

ISO/TS 12911:2012 Framework for building information modelling (BIM) guidance

ISO 16757-1:2015 Data structures for electronic product catalogues for building services. Part 1: Concepts, architecture and model

ISO 12006-2:2015 Building construction. Organization of information about construction works. Part 2: Framework for classification

En España, desde 2015,  ya se cuenta con una comisión con 5 grupos de trabajo que pretende establecer la estrategia de implantación progresiva del BIM y su conexión en el ámbito internacional a través de entidades universitarias, patronales y colectivos de profesionales. Es una nueva forma de entender la planificación de proyectos pero el futuro augura un vuelco claro hacia esta sinergia de estrategias así que, habrá que reciclarse.

Autor: JAVIER LUQUE  @fdetsocial

Ver más entradas del mismo autor

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

 

Imágenes libres:

1.- https://pixabay.com/photo-516277/

2.- https://pixabay.com/photo-1857175/

3.- https://pixabay.com/photo-1492882/

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

1 Response

  1. Pingback : FdeT blog PROJECT MANAGEMENT EN CONSTRUCCIÓN CIVIL - FdeT blog

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: