ENTRADAS

15 sep 2015

CATALUÑA: LO MISMO TE ECHO DE MENOS QUE ANTES TE ECHABA (DE MAS)

OTRA VUELTA (DE MAS) A CATALUÑA

Realmente existe saturación, así que a mí me vais a perdonar, pero es lo que hay. Este blog, más pronto que tarde va a llegar a la élite, y para estar en la élite hay que tratar ciertos temas. Ya habréis imaginado que vamos a tratar el tema estrella, lo que algunos han dado en llamar Pasión de catalanes, un apasionante thriller que copa las pantallas de este septiembre, en el que se entremezclan ambición, poder y hasta alguna sodomía (valiente ocurrencia la del sexo y el látigo…).

CATALUÑA

    Con Ñ de Cataluña

 

La verdad es que en el principio de los tiempos mí cometido en este blog era abordar la perspectiva jurídica de ciertos temas de actualidad, pero al final, todo acaba degenerando. Aun así, el poliedro catalán tiene también su arista jurídica, en la cual encontramos al Tribunal Constitucional y el Artículo 155 de nuestra Carta Magna como actores principales. Y es mi obligación abordarla.

Hace bien poco el poder Ejecutivo otorgaba al Tribunal Constitucional la facultad de sancionar a aquéllos que incumplieran sus sentencias, capacidad que antes no tenía en base a que el TC no es un tribunal en sí sino, más bien, un órgano que ejerce de “supremo interprete de la Constitución”. Esta modificación viene a reforzar al Estado y sus instituciones frente a la amenaza de independencia, no voy a entrar ahora en si es mejor o peor, pero desde luego no creo que sirva de mucho, puesto que la Generalitat catalana se muestra desafiante ante todo lo que provenga de Madrid (a la vista está el caso que se ha hecho al Constitucional en temas de inmersión lingüística y demás…)

Así que yo, si de defender el interés general se tratara, me decanto por el Artículo 155 antes mencionado. Literalmente dice así: “Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, (…), podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general”.

Los padres de nuestra Constitución idearon este precepto para situaciones como esta pero, seguramente, llegará el momento y, como siempre, el Gobierno de turno se ande con zarandajas y complejos, y se quedará el pobre 155 ahí, arrinconado, sin uso y cubierto de polvo.

El hecho de que la nuestra sea una democracia joven, esto es innegable, ha inferido a nuestros gobiernos cierto temor a actuar con contundencia en cuanto a temas de este calado. Nadie quiere echarse encima a la opinión pública y, mucho menos, parecer un gobernante autoritario. Los Gobiernos no quieren ejercer de tales, no vaya a ser que los tachen de dictadores.

Sí es cierto que la aplicación del 155 sería una actuación de contundencia pero para nada estaríamos matando moscas a cañonazos. Es que, una región dentro de tu propio Estado quiere coger la puerta y marcharse, la situación es suficientemente grave y afecta al interés general.

Afecta al interés general porque realmente los ciudadanos de Cataluña se verían desprovistos de la ciudadanía española y comunitaria, tendrían que pasar una aduana para ver a familiares, el comercio se vería afectado, las grandes empresas volarían de allí, y esto es una realidad, etc, etc.

Y, entroncando con lo de la ciudadanía comunitaria, decía el President en una entrevista concedida algo así como que a 7 millones de ciudadanos (por los catalanes) no se les podía expulsar de la UE. A ver, a ver, President, ¿cómo eres tan astuto? ¿Es que no sabes que parte fundamental de un Estado son sus ciudadanos, y que si ese Estado no tiene reconocimiento internacional, sus ciudadanos se verán afectados? Motivo suficiente para que no declares la independencia es el interés general de aquellos a los que gobiernas. No es mala su estrategia, hablar de ciudadanos y no de su onírica república catalana para dar el efecto de ser ellos los damnificados de éste. Y realmente lo son, pero por su culpa, no por la de España ni la UE.

Ellos serán los damnificados de la independencia, los catalanes de a pie. ¡Fíjate tú si los catalanes son los más españoles de todos que, hasta sus políticos, son los peores de España!

Autor: Francisco Cruz Cruz

Ver aquí nueva entrada con relación a Cataluña del mismo autor

Todas las entradas del autor para el blog de FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

1 Response

  1. Pingback : FdeT blog CON CATALUÑA, TODOS A UNA - FdeT blog

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: