ENTRADAS

14 ene 2017

Efecto de los campos electromagnéticos sobre la salud.

Efecto de los campos electromagnéticos sobre la salud según Organización Mundial de la Salud y el SCENIHR  (Scientific Committee on Emerging and Newly Identified Health Risks)

El efecto de los campos electromagnéticos sobre la salud es un tema muy controvertido que suscita muchas dudas y temores fomentado en ocasiones por publicaciones de carácter sensacionalista que no cumplen con los requisitos mínimos necesarios que necesita todo estudio científico para considerar que sus resultados son concluyentes.

Efecto de los campos electromagnéticos sobre la salud

https://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Wi-Fi#/media/File:WifiNPS0.png

En un anterior artículo ( ver artículo sobre campos electromagnéticos aquí ) explicamos qué es un campo electromagnético y cómo interacciona con nosotros en función de la frecuencia. En esta ocasión, veremos cuáles son los datos publicados en este sentido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) (http://www.who.int/es/) y el SCENIHR (Scientific Committee on Emerging and Newly Identified Health Risks) (http://ec.europa.eu/health/scientific_committees/emerging_en).

Según las últimas publicaciones de estos organismos internacionales, no se ha podido demostrar ningún efecto perjudicial sobre la salud derivado de la exposición a campos electromagnéticos dentro de los rangos de potencia y distancia a los que habitualmente nos encontramos, y que están sometidos a una estricta regulación.

Concretamente, en el último informe del SCENIHR, publicado en enero de 2015 (consúltalo aquí), se recogen los resultados de los estudios científicos (experimentales y epidemiológicos) más relevantes publicados en relación al efecto de los campos electromagnéticos sobre la salud. En total se han analizado más de 800 referencias para la elaboración del informe, y se mencionan tanto los estudios que dan lugar a resultados concluyentes como los que no, debido a defectos en la metodología empleada o incluso a la total carencia de información sobre dicha metodología. Por su parte, la OMS publica informes periódicamente en su web donde se resumen las principales conclusiones de los estudios realizados por dicha organización, además de otras organizaciones científicas internacionales como el IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers) (http://www.ieee.org/index.html) o el ICNIRP (International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection) (http://www.icnirp.org/), entre otros.

A continuación presentamos un breve resumen de las conclusiones más importantes arrojadas tanto por el SCENIHR como por la OMS en relación al efecto que tienen los campos electromagnéticos sobre la salud, haciendo un desglose por bandas de frecuencia:

Campos estáticos (0 Hz)

 – Fuentes

Electrodomésticos, transformadores, equipos de diagnóstico, medios de transporte (como trenes eléctricos), etc.

Efectos sobre la salud

Campos eléctricos estáticos: Provocan la “carga” momentánea de la superficie de nuestro cuerpo, dando lugar a los típicos “chispazos” que notamos en ocasiones al rozarnos con ciertos materiales.  No hay evidencias de que den lugar a efectos más notables que estos.

Campos magnéticos estáticos: Según la OMS, en la actualidad los campos magnetostáticos no son clasificables como carcinogénicos para los seres humanos. La evidencia disponible de los estudios epidemiológicos y de laboratorio no es suficiente para obtener conclusiones,  aunque se recomienda seguir avanzando en este sentido, sobre todo en el ámbito profesional, en los que los niveles de exposición son más elevados (por ejemplo, es el caso del personal que trabaja con escáneres de resonancia magnética). La exposición media a la que estamos sometidos normalmente en nuestra vida diaria es extremadamente baja y no existen evidencias de un efecto perjudicial en este caso. Todo sobre las fuentes de campo magnético estático, su efecto sobre la salud y recomendaciones para la seguridad de las personas se recoge en el informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2006, disponible aquí

CAMPO MAGNETICO

Campo magnético. Fuente: Wikimedia Commons https://commons.wikimedia.org/wiki/File:VFPt_cylindrical_magnet_big.svg

Campos entre 0 y 300 Hz

 Fuentes

Red eléctrica, la mayoría de electrodomésticos y transformadores usados para cargar herramientas (como puede ser un taladro) o aparatos electrónicos.

Efectos sobre la salud

El único resultado relevante en esta banda de frecuencia está basado en un estudio epidemiológico en el que se reporta un aumento en el riesgo de leucemia infantil en presencia de campo magnético entre 0.3 mT y 0.4 mT de exposición diaria media (niveles que superan en gran medida la media de exposición en Europa, que es de 0.07 mT), aunque no existe ningún resultado experimental que lo haya podido demostrar. Así lo indican, por ejemplo, el National Cancer Institute en su web y la Organización Mundial de la Salud (consúltalo aquí) donde además se hace referencia a defectos metodológicos en estas evidencias epidemiológicas que debilitan los resultados arrojados.

Campos entre 300 Hz y 100 kHz

Fuentes

Electrodomésticos, principalmente cocinas de inducción, que son fuente de campo magnético.

Efectos sobre la salud

No es una banda sobre la que haya muchos resultados. En el informe del SCENIHR se indica que estudios realizados en relación al efecto de los campos magnéticos dentro de la banda de 20 a 60 kHz y con niveles inferiores a 0.2 mT concluyen que no existe ningún efecto perjudicial sobre la salud.

CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS

Cocina de inducción. Fuente: Wikimedia Commons. https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Kookplaat_inductie.JPG

Campos entre 100 kHz y 300 GHz

 – Fuentes.

Telefonía móvil e inalámbrica, WiFi, radioenlaces, etc.

Efectos sobre la salud.

Esta es la banda de frecuencia que suscita más interés por estar asociada a las nuevas tecnologías de telecomunicación, siempre en creciente desarrollo. Tanto la OMS como el SCENIHR coinciden en que no existe ningún resultado científico que demuestre un aumento en el riesgo de padecer cáncer en la zona de la cabeza y cuello por el uso de teléfonos móviles, ni otro tipo de patologías malignas como los gliomas ni tampoco cáncer infantil, aunque hay abiertos estudios en relación a otras patologías como el neuroma acústico (que es de tipo benigno). En el caso de la OMS, estas conclusiones se han obtenido como resultado del proyecto INTERPHONE, coordinado por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), y en el que se han analizado datos internacionales combinados procedentes de 13 países participantes y recogidos durante más de 10 años.

En el informe del SCENIHR, además, se menciona el hecho de que en los últimos años se han publicado numerosos estudios relacionados con el efecto de la telefonía móvil sobre la salud que carecen de relevancia por no aportar información sobre la exposición aplicada o por realizarla en condiciones que no se ajustan a la realidad en términos de distancia o potencia transmitida.

Por otra parte, existen algunos resultados que indican que la exposición a campos electromagnéticos en esta banda de frecuencia durante el sueño puede afectar a la actividad cerebral, pero debido a que los estudios existentes se han realizado en condiciones muy diferentes entre sí, no es posible aún establecer una conclusión firme a este respecto.

Por último tanto la OMS como el SCENIHR indican que no hay ningún resultado científico que demuestre la relación entre la exposición a campos electromagnéticos con los síntomas asociados con la denominada intolerancia ambiental idiopática. Concretamente, la OMS, indica que, si bien es cierto que hay personas que presentan síntomas reales, los estudios experimentales realizados no muestran conexión con estos síntomas y la exposición a campos electromagnéticos (ver informe aquí).

Tampoco existen ningún efecto demostrado sobre la reproducción ni el desarrollo infantil, ni tampoco sobre el desarrollo fetal (en este último caso debido a la extremadamente baja exposición del feto a los campos electromagnéticos).

No existe evidencia suficiente para evaluar si existe alguna conexión entre enfermedades neurológicas y la exposición a campos electromagnéticos dentro de esta banda.

En cuanto al efecto sobre la esterilidad masculina, los estudios que se han publicado carecen de rigor y no proporcionan evidencias claras, según el  SCENIHR.

CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS

Usuario de terminal móvil. Fuente: Wikimedia Commons https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Man_speaking_on_mobile_phone.jpg

Campos entre los 300 GHz y 3 THz

Actualmente esta banda de frecuencia se usa principalmente en aplicaciones de espectroscopia o escáner, por lo que el público en general no está expuesto a estos campos. Aún existen pocos estudios asociados a esta banda, pero parece que puede ser de interés para aplicaciones de diagnóstico, además de comunicaciones de banda ancha de corto alcance. Se han observado efectos beneficiosos relacionados con la circulación sanguínea en estudios hechos con ratas, pero ningún efecto nocivo. Los estudios realizados in vitro sobre células de mamíferos no dan lugar a ningún resultado concluyente. De todas formas, se indica la necesidad de realizar más experimentos dentro de esta banda.

Conclusión

De la información publicada por el SCEHNIR y la OMS se concluye que no existe ningún riesgo para la salud asociado a la presencia de campos electromagnéticos dentro de los niveles de exposición a los que nos encontramos en nuestra vida diaria. No obstante, teniendo en cuenta la relevancia de este tema, aún se mantienen líneas abiertas de investigación, principalmente centradas en posibles efectos a largo plazo (más de 10 años) de campos de baja intensidad. Por otra parte, tanto el SCEHNIR como la OMS advierten que existen numerosos trabajos que aseguran probar efectos nocivos de los campos sobre la salud, pero carecen de rigor científico, debido a defectos en la metodología empleada o incluso a la carencia de información sobre dicha metodología, de tal forma que los resultados no pueden ser replicados para su comprobación. Por este motivo, hay que tener especial cuidado en consultar las fuentes adecuadas para resolver las cuestiones que nos puedan surgir.

Más información en:

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs193/es/

http://www.who.int/peh-emf/es/

http://www.who.int/peh-emf/project/es/

http://www.who.int/peh-emf/publications/factsheets/es/

http://www.who.int/peh-emf/publications/EMF_standards_framework_ES.pdf?ua=1

http://www.who.int/peh-emf/publications/EMF_model_legislation_es.pdf?ua=1

http://www.who.int/peh-emf/publications/EHC_232_Static_Fields_full_document.pdf

http://www.who.int/peh-emf/publications/facts/fs322/es/

https://ec.europa.eu/health/scientific_committees/emerging/docs/scenihr_o_041.pdf

AUTORA: Dra. SUSANA HORNILLO

Más entradas de la autora para FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

2 Responses

  1. Manuel Reyes Camacho

    Me parece muy oportuna esta ampliación de bibliografía sobre el tema. Cuando se han publicado tantas sandeces sobre un tema como para crear un ambiente hostil (La malignidad de las OEM sobre el cuerpo humano, en este caso) nunca está demás una amplia bibliografía que refuerce con referencias lo que muchos no son capaces de entender mediante explicaciones científicas.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: