ENTRADAS

29 sep 2017

EL CHASCO DE LA HOMEOPATÍA

/
Publicado por
/
Comentarios0
/
Si consumes homeopatía, dígnate a leer esto.

Que no confío en técnicas y prácticas pseudocientíficas es algo que quien me conoce puede corroborar pero  este artículo  está motivado por una curiosa conversación sobre la homeopatía que se suscitó al habernos topado con dos productos homeopáticos de los que ya se ha hablado en otros foros con tradición en estantes de farmacias (cosa incomprensible para mí) que prometen panaceas curativas y cuya forma de obtención nos ofrece un marco magnífico para ilustrar por qué no sirven para nada en contraposición a las vacunas, de eficacia probada y cuyo método de obtención sigue protocolos y controles que ofrecen garantías para su uso.

Se trata, respectivamente, del Pollens 30 CH un tratamiento que pretende ser preventivo y sintomático de la hipersensibilidad a una gama de pólenes, y el Oscillococcinum 200K otro tratamiento preventivo y sintomático para con los estados gripales.

Homeopatía

Homeopatía para la alergia

oscilococcumm

Homeopatía para cuadros gripales

 

Como si de vacunas se tratase en ambos productos (no me pidan que los llame medicamentos) se supone que una pequeña parte (ahora cuantificaremos cómo de pequeña) del agente del que se quiere proteger al organismo se incorpora al mismo para que sea identificado por el sistema inmune que será capaz de reconocerlo en un futuro y librarse de él con las defensas que ya habría de haber desarrollado para entonces. En el Pollens 30  se incorporan, según reza en su prospecto, una serie de sustancias activas de gramíneas (Poa pratensis, Dactylis glomerata) y árboles (pino, tilo, castaño, álamo, sauce, olmo, carpe, roble, arce, haya, fresno, plátano, aligustre, saúco, ciprés, morera, olivo y acacia).

El Oscillococcinum 200K por su parte tiene un nombre tan extraño e impronunciable para los ajenos a la jerga porque juega con la palabra Oscillococco, sobre el que volveré en un momento pero que, para abrir boca, se trataría de un supuesto microbio compuesto por dos gránulos o “cocos” desiguales, que se mueven rápidamente como si estuvieran oscilando.

Sin embargo NO se trata de vacunas y es el momento de ver lo que diferencia a un medicamento de otra cosa que se vende en el mismo local que los medicamentos. Una vacuna expone al organismo a una cantidad muy pequeña pero muy segura de virus o bacterias que han sido debilitados o totalmente destruidos para que el sistema inmunitario sea capaz de aprender a reconocerlos para atacarlos en un futuro encuentro cuando aquéllos traten de amenazar nuestra salud. Actualmente se cuenta con 4 tipos diferentes de vacunas:

  • Vacunas inactivadas elaboradas a partir de fragmentos de virus o bacterias muertos que carecen de capacidad para replicarse. No suelen presentar reacciones y son muy seguras y fáciles de producir.
  • Vacunas de virus vivos debilitados o atenuados (como la de la varicela o la triple vírica del sarampión, paperas y rubéola). En uno de los métodos principales se hace pasar el virus o bacteria a través de sucesivos cultivos celulares o embriones animales para que pierda su potencial de replicación en células humanas. La seguridad la ofrece el hecho de que para poder ser usada en modo vacuna, el microorganismo ha debido pasar por más de 200 cultivos diferentes atenuando en cada uno su poder de contagio en humanos pero manteniendo suficiente identidad como para que el organismo sea capaz de reconocerlo. Otros métodos pueden ser la aplicación de ciclos de calor o el uso de agentes químicos como el formol. Como casi todo en la vida tiene pros y contras. Como aspecto negativo encontramos que es más inestable y puede producir algunas reacciones entre las que se encuentra, aunque con muy poca probabilidad, la de replicarse en un agente más virulento una vez inoculado en el huésped humano. La ventaja principal radica en que la protección que ofrece para con el sistema inmune es superior al de la vacuna con agentes inactivos.
  • Vacunas toxoides que contienen una toxina o agente químico que ha sido producido por la bacteria o virus objeto de vacunación. Puede decirse que el poder de inmunización lo enfocan a los efectos de la infección, no a evitar que el organismo se infecte.
  • Vacunas biosintéticas que se obtienen de componentes artificiales, no sólo de partes de virus o bacterias. La recombinación genética suele estar detrás de la producción de estas vacunas y se fabrican para luchar contra el papiloma humano, el meningococo o el neumococo entre otras.

Para que una de estas vacunas pueda salir al mercado la empresa farmacéutica tiene que pasar por sucesivas etapas para comprobar tanto la efectividad inequívoca como la seguridad en humanos.

Antes de comenzar con el desarrollo clínico en sí  debe darse un proceso de investigación previo que abarca desde el descubrimiento de los distintos antígenos que se podrían acabar empleando en la vacuna como la experimentación realizada en células o animales que prueben su eficacia.

Posteriormente, en el proceso de desarrollo clínico la vacuna ha de probarse en seres humanos en distintas etapas que pueden durar varios años. En una primera fase se introduce el medicamento en humanos sanos normales para estudiar la toxicidad y se establecen estudios de dosis-respuesta para identificar la seguridad del fármaco y posibles indicios de su efecto. En la segunda fase se desarrollan ensayos orientados a determinar la eficacia y seguridad relativa en un grupo de voluntarios que son celosamente vigilados. Una tercera fase se acomete tras establecer una probabilidad razonable de la eficacia del medicamento teniendo como objetivo la obtención de información adicional sobre efectos adversos que pueda presentar a la salud del paciente o aplicaciones específicas que no hayan sido previstas. Aquí se suman estudios controlados y no controlados. La última etapa se realiza una vez se ha autorizado el medicamento para su comercialización y abarca el estudio de nuevos espectros de usuarios no recogidos en ensayos anteriores (niños, enfermos crónicos, ancianos…), la evaluación de las directrices de administración, etc.

Para evitar que las expectativas del paciente, del  investigador o del propio evaluador, influyan sobre el resultado observado se incorporan técnicas de enmascaramiento como el simple ciego (el paciente, pero no el investigador, desconoce el grupo al que ha sido asignado, es decir, ignora cuál de los posibles tratamientos recibe), el doble ciego (investigador y paciente desconocen el grupo de asignación de este último) y triple ciego (cuando también el análisis y evaluación de los datos se hace sin conocer la identidad de los grupos) que ayudan a evitar falsos resultados en el trámite de la investigación asegurando la fiabilidad estadística de los resultados obtenidos.

Por supuesto, en el caso de los productos homeopáticos, todo este galimatías de ensayos no tiene sentido porque no existen efectos adversos reales ni peligros por sobredosis (claro, si eres diabético y tomas agua azucarada…, por supuesto que habrá un disparo de la glucemia pero no por el pretendido principio activo),  ni riesgos por interacción con medicamentos reales.

En el caso de nuestra cajita de Pollens 30 CH, veamos qué significa ése “30 CH” dando un salto hasta el siglo XVIII donde Christian Friedrich Hahnemann, un médico de origen alemán, echó mano de su curiosidad al leer en una obra de Willian Cullen que el producto que se obtiene de la corteza del quino, la quina, ayudaba a combatir el paludismo y probó en él mismo sus efectos comprobando que eran muy similares a padecer la enfermedad. En su cabeza se formó la idea de que lo que puede causar un espectro de síntomas en un receptor sano podría curar a un paciente afectado de una enfermedad que provocara idéntica sintomatología. He ahí el germen de la homeopatía, aunque la dura realidad es que el señor Hahnemann se intoxicó con un alcaloide de la quina mientras que el paludismo lo provoca el plasmodium, un parásito transmitido por la hembra del mosquito Anopheles. Aunque ha adquirido dimensiones fabulosas en lo comercial (como otras muchas modas pseudocientíficas) no es de extrañar que en aquella época pudiera identificarse tomar una porción de un veneno con crear una suerte de inmunización frente al mismo ya que, de hecho, es lo que ahora se hace con las vacunas pero, claro, con un método científico de distancia. Para evitar perjudicar a sus pacientes, Hahnemann trató de rebajar las sustancias que habría de incorporarles usando dos vías, a saber: dilución y agitación (añadir agua o lactosa principalmente y agitar después) pero comercialmente no tenía mucho tirón por lo que pasaron a denominarse potenciación y sucusión. ¿Que a dónde pretendo llegar, te preguntas? A ese “30 CH” que se muestra en la caja. Desde que la química supo de la existencia de los átomos gracias a una evolución que nos llevaría desde las conjeturas de Demócrito a la teoría atómica de Dalton que fue moldeándose con nuevas apreciaciones con el devenir de los años hasta llegar a las recientes teorías de la cromodinámica cuántica, se infirió que la materia estaba formada por agrupamientos de estos átomos y esto, amigos míos, perjudicaba notablemente el principio homeopático. Veamos el porqué.

De entre las formas de diluir nuestro principio activo, esas esencias de plantas y árboles que crean efectos indeseables en el organismo del alérgico, este fármaco ha escogido el método de Hahnemann. Según el mismo, si tomamos 1 centilitro de esencia (soluto) y añadimos 99 centilitros de agua  (disolvente) obtendríamos 1 litro de disolución con una concentración diluida 1 CH (Centesimal de Hahnemann). Tras agitar adecuadamente, cada extracción que tomáramos tendría un 1% de la esencia original. Podría pensarse que esto bastaría para no dañar el organismo y sería suficiente para que el cuerpo, con esas trazas de soluto creara su reacción sanadora pero no. Lo que se hace a continuación es tomar  1 centilitro de nuestra disolución 1 CH y añadirle, de nuevo, otros 99 centilitros de agua. Ya tenemos nuestro potingue 2 CH. Y este método lo repetimos una y otra vez, hasta 30 veces  sabiendo que, cada vez, el producto resultante está cien veces más diluido que la disolución anterior de tal manera que, del escaso soluto inicial, tendremos 0.000000000000000000000000000000000000000000000000000000000001 partes en nuestro frasco 30 CH. Casi podría decirse que encontrar alguna traza, más incluso, alguna molécula de nuestros principios activos sería una mera cuestión de azar.

Un ejemplo fantástico para ilustrar este despropósito lo encontramos de la mano del profesor Arturo Quirantes en su genial libro “Homeopatía, va a ser que no” donde recoge cómo, si partiéramos de tener una piscina olímpica entera llena de yodo puro y quisiéramos obtener 1 solo átomo de yodo en la piscina tendríamos que alcanzar un 16 CH. Para hacernos una idea aún más precisa de lo rocambolesco del asunto, para encontrar 1 solo átomo de yodo en un volumen de agua igual a la suma de todos los océanos del planeta tendríamos que haber    alcanzado un mero 24 CH. Y nuestro Pollens 30CH todavía tiene 6 diluciones adicionales.

Si ahora retomamos el caso del supuesto antigripal (vaya por delante que, haciendo spoiling,  no esperen encontrar  mejoría alguna distinta de un efecto placebo) volvemos al caso de ese microbio, el  Oscillococco, que sólo fue visto bajo las lentes del microscopio de Joseph Roy en 1917 cuando ejercía de médico militar en plena campaña bélica, cuando la mal llamada “gripe española” asolaba Europa. Según dijo encontró este microorganismo en enfermos con úlceras, paperas, gonorrea, rubéola, tuberculosis…, y por un proceso de descarte concluyó que el origen era el hígado de un pato muy apreciado en la cocina francesa el cairina moschata . Dado que no fue capaz de aislar este microorganismo (ni nadie, porque sólo él fue capaz de verlo), decidió afrontar la cura con las vísceras del animal directamente y a su remedio lo llamó Anas Barbarie, Hepatis et Cordis Extractum” atormentando el descanso del pobre Linneo

Pero  para extraer esa suerte de “esencia curativa” que prodigaba Hahnemann protegiendo la salud del paciente había que someterlo a esas diluciones y agitaciones que ya vimos. El método escogido en este caso es el conocido como método Korsakov, de ahí el 200K del producto (no vayan a pensarse que es un múltiplo de alguna unidad de peso o volumen). Si el método Hahnemann les pareció de poca utilidad, prepárense para éste. Imaginen que tenemos una lata de pintura y la vaciamos completamente. Resulta fácil imaginar que las paredes mantendrán una fina película de fluido adherido. Imaginen que, a continuación, llenamos la lata con agua y removemos y agitamos vigorosamente para después tirar el contenido. Ahora, ya resultaría difícil saber en qué proporción encontramos la pintura que aún pudiera quedar en la lata pero, aún así, esto se repite una y otra vez, en el caso del Oscillococcinum 200 K, en 200 ocasiones quedando como resultado…, agua.

Autor: JAVIER LUQUE  @fdetsocial

Ver más entradas del mismo autor

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones o realizar alguna pregunta para que un especialista te responda, envíanos un email a info@fdet.es

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: