ENTRADAS

24 jul 2017

EL DOCTOR ROGER VITTOZ, EL ANTI-FREUD

Nadie es Profeta en su Tierra

Presentamos aquí, brevemente, la vida y los logros teóricos y prácticos del doctor Roger Vittoz. La regla parece ser general: nadie es profeta en su tierra.

roger vittoz

Dr. Roger Vittoz.

Conocí la existencia del doctor Roger Vittoz hace más de medio siglo cuando un amigo me recomendó leer un libro escrito por el jesuita P. Narciso Irala: “Control Cerebral y Emocional”. Este jesuita había trabajado en Lausana (Suiza) con un colaborador directo del genial doctor.

narciso irala

Cuando, años después, me trasladé a vivir a Suiza no encontré al principio ni rastro de dicho doctor ni de sus métodos, ni siquiera en la facultad de medicina, ni en las escuelas de siquiatría; después de mucho buscar, encontré unos pocos franceses en Lyon y en París de la escuela de Vittoz y, al fin, después de muchas pesquisas, pude hallar una antigua colaboradora de un discípulo suyo, una mujer fantástica ya entrada en años, actualmente difunta.

Nadie es profeta en su tierra.

El doctor Roger Vittoz nació en Morges, localidad próxima a Lausana, capital del cantón suizo de Vaud el día 6 de mayo de 1863. Después de la educación habitual en aquellos años para un muchacho de clase media acomodada, inició y terminó con éxito sus estudios de medicina en la capital citada y en Ginebra. Enseguida se instaló como médico generalista en la que se considera la región más fría de Suiza: la Brévine. Su actividad médica, en esta época no tenía nada ni de sicológica ni de siquiátrica, trabajaba como simple generalista.

Después de algún tiempo de práctica médica sin historias, el doctor Vittoz “contrajo una enfermedad” sicológica (una neurosis que le dificultaba el trabajo) e, inmediatamente, emprendió la tarea de curarse  sí mismo, cosa que logró después de penosos y renovados esfuerzos.

Este hecho le ayudó a comprender, según él por introspección, la naturaleza y el origen de su neurosis que él supuso ser el de las neurosis en general y, por consiguiente, el método más apropiado para salir de este estado de angustia o depresión, iniciando lo que luego se llamaría “El Método Vittoz”.

Una de las ideas de base de este método es la diferenciación entre los estados de emisividad o de receptividad. Según Vittoz, los problemas síquicos se generan y se mantienen por un exceso de emisividad en cuestión de ideas negras, temores ,infundados o no, angustias, etc. Vittoz descubre el principio según el cual los estados emisivos y receptivos no se pueden dar al mismo tiempo en la consciencia. Por consiguiente, para combatir las ideas perturbadoras nacidas por emisividad, basta someter al paciente a un entrenamiento a la receptividad. Ver (sin interpretar), oír (sin juzgar), tocar, etc., y al fin ejercitar pura y simplemente nuestros sentidos más elementales para impedir la emisividad y, con ella, el surgir de las ideas parásitas.

La teoría, pues, es clara y eficaz, pero la práctica es algo distinto. El neurótico no puede simplemente, entregarse a la contemplación del mundo que lo rodea, porque las ideas parásitas, que se trata de evitar, irrumpen en su conciencia, impidiéndole la observación pura y simple.

Roger Vittoz empleó primero la hipnosis pero dejó de hacerlo bastante pronto porque impedía, precisamente, la independencia del sujeto supeditándolo al sicoterapeuta. Por tanto, empleó un método suyo de reeducación.

En los tratados de Vittoz traducidos al español o a otras lenguas se usa siempre esta palabra “reeducación” pero en el original francés, Vittoz usa siempre la palabra “dressage” que quiere decir “doma”, no se reeduca un caballo salvaje para montarlo sino que se “dresse”, se le doma. Por medio de ejercicios graduales, sencillos al principio, más complicados después, el torturado paciente aprende de nuevo a ver, a oír, a tocar, a oler, etc. como lo hace un niño, impidiendo aparecer las ideas parásitas.

Para ayudarle en estas tareas, difíciles en la práctica como hemos dicho, Vittoz descubrió unas ondas mecánicas que se producen en la piel de todo ser humano y que informan adecuadamente al médico del estado de emisividad o receptividad del paciente, si el terapeuta coloca su mano o simplemente la punta de sus dedos sobre la piel del paciente, frecuentemente sobre su frente, a veces sobre uno de sus hombros.

De este modo, el médico está perfectamente informado del estado mental del paciente, observa qué ejercicios son más fáciles, cuanto tiempo puede durar el estado de receptividad etc., guiándolo así en el descubrimiento de los ejercicios más indicados para un paciente concreto.

La percepción de estas “Ondas Vittoz” están al alcance de cualquier persona con una mínima sensibilidad. Haga Vd. mismo el experimento: sitúe el filo de la mano sobre la frente de un amigo y pídale imaginar en que toma el sol plácidamente en una playa soleada, oyendo el sonido de las olas. Inmediatamente después pídale que imagine que le ataca un tigre de Bengala. Se dará Vd. cuenta inmediatamente de lo que es la “Onda Vittoz”.

El éxito de nuestro doctor fue inmenso en la curación de las neurosis. De Francia, Alemania, Holanda, Escandinavia, Rusia, de todas partes de Europa, e incluso de los Estados Unidos, vino gente a ser tratada con el Método Vittoz.

Expliquemos por último mi decisión de llamar a Vittoz el “Anti-Freud”. Ello es debido a que en el maestro vienés  el inconsciente juega un papel de primer orden y se trata, en términos muy generales, de hacerlo fluir a la consciencia para la curación de las neurosis. Por el contrario, en el Método Vittoz se trata de potenciar el consciente adecuándolo al mundo que rodea al paciente, reeducarlo hasta que su consciencia se impregne de imágenes, sonidos, olores, etc. impidiendo el surgir de las ideas negras.

Desgraciadamente a mi juicio, las ideas y los métodos del doctor Vittoz han desaparecido en la totalidad de la práctica médica en el mundo, incluida su patria: Suiza.

Autor: JULIO MORENO-DÁVILA. 

Más artículos del autor para el blog de FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones o realizar alguna pregunta para que un especialista te responda, envíanos un email a info@fdet.es

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: