ENTRADAS

24 feb 2017

INTOXICACIÓN POR HONGOS ALUCINÓGENOS

Consumo de hongos alucinógenos: una práctica de riesgo

Existe otra intoxicación con periodo de latencia corto que, al igual que la de la entrada anterior (ver aquí), puede provocar alteraciones mentales. Nos referimos a la intoxicación por hongos alucinógenos propiamente dicha.

Hongos alucinógenos

Hongos alucinógenos, no juegues con tu cerebro.

Aunque también se ve afectada nuestra percepción de la realidad, las toxinas presentes en los llamados hongos psilocibios no son las mismas que en Amanita muscaria. Sobre todo destacan unos derivados indólicos,  la psilocibina y la psilocina. Tras ser ingerida, la psilocibina se convierte en psilocina, que es la responsable de los efectos alucinógenos. Otros alcaloides que pueden estar presentes son la baeocistina y la norbaeocistina.

Como en los casos anteriores, interfieren con el normal funcionamiento del sistema nervioso. Concretamente, activan ciertos receptores de serotonina en el cerebro. Eso provoca que nuestra mente empiece a hacer cosas raras. En pocas palabras, tienen efectos alucinógenos, similares a los del LSD o la mescalina.

Psilocybe hongos alucinógenos

Ejemplares desecados de Psilocybe semilanceata.

Aunque pueden ocurrir ingestiones accidentales de hongos psilocibios, en la inmensa mayoría de los casos la intoxicación es voluntaria. O sea, se busca a propósito el efecto alucinógeno. Éste suele aparecer pronto, al cabo de media hora o poco más, y se mantiene durante varias horas. El tipo de alucinaciones experimentadas varía según la especie fúngica de que se trate, el estado emocional previo del paciente, el ambiente que lo rodea… Dado lo extendido del consumo de estos hongos, el lector interesado podrá encontrar en Internet innumerables sitios donde los psiconautas describen sus experiencias.

Por más que los defensores del uso enteógeno de estos hongos afirmen que no crean adicción y que son inofensivos, su consumo no está exento de riesgos. En algunos casos se puede experimentar pánico, angustia, confusión, convulsiones incluso…, en suma, un mal viaje. Para paliar sus efectos, se procede a tranquilizar al afectado, a ser posible en un entorno donde los estímulos sensoriales sean reducidos, hasta que recobre la tranquilidad. Puede ser necesaria la administración de sedantes. Aunque son muy raros, se citan casos de arritmias, infarto y muerte. Asimismo, aunque hayan dejado de consumirse puede ocurrir un flashback (experimentación súbita del viaje mucho tiempo después de haber ingerido los hongos) que, si pilla al afectado en mal momento y lugar, pues…

En diversos géneros fúngicos hay especies que contienen psilocibina. El más conocido es Psilocybe, con numerosas especies enteógenas como P. semilanceata o P. cubensis. Algunas, como esta última, son cultivadas para el autoconsumo, por más que sea ilegal en muchos países. Estos hongos reciben diversos nombres comunes, como monguis, angelitos, etc.

Psilocybe hongos alucinógenos

Ejemplares cultivados de Psilocybe sp

Por lo general son setas esbeltas, de pie fino y sombrero más o menos acampanado, con láminas oscuras. Son saprofitas y pueden encontrarse en prados y jardines, incluso sobre estiércol.

Panaeolus sphinctrinus hongos alucinógenos

Panaeolus sphinctrinus

Hay más géneros de setas con un aspecto y hábitat que recuerdan a los de Psilocybe, y que también contienen psilocibina en cantidades variables: Panaeolus, Stropharia, Mycena, Galerina, etc. De todos modos, cualquiera lo bastante insensato como para recolectar esas setas con ánimo de consumirlas, ha de saber que existen especies muy tóxicas e incluso mortales con las que pueden confundirse. Un ejemplo es Galerina marginata, tan mortífera como Amanita phalloides, y que ya comentamos en su momento.

Stropharia hongos alucinógenos

Protostropharia (= Stropharia) semiglobata, compartiendo una boñiga de vaca con ejemplares de hongo nido (Crucibulum laeve)

Otras setas con psilocibina muestran un porte más recio, como la lignícola Gymnopilus junonius (= G. spectabilis), conocida como seta de la risa, aunque su sabor es muy amargo.

Gymnopilus hongos alucinógenos

Gymnopilus junonius (= G. spectabilis), la seta de la risa.

Los hongos alucinógenos han sido usados desde tiempos inmemoriales para lograr estados alterados de consciencia. Se cree que unas pinturas rupestres españolas de hace 6000 años representan a Psilocybe hispanica, una seta con psilocibina. Asimismo, hay constancia de su uso con fines religiosos y adivinatorios en Mesoamérica.

La popularización de estas setas en la cultura occidental se inicia en 1957, gracias a los estudios del matrimonio Wasson, una notable pareja de etnomicólogos aficionados, sobre el consumo ritual de hongos entre los mazatecas en México. Los hongos fueron identificados como Psilocybe por el micólogo francés Roger Heim, y los alcaloides responsables de sus efectos psicotrópicos fueron analizados por el químico Albert Hofmann. El resto es Historia.

Su consumo se fue popularizando con el tiempo, aunque el trasfondo religioso ha tendido a perderse frente al uso lúdico. No entraremos aquí en consideraciones morales sobre el tema. El lector dispone de abundantísima información en Internet, tanto a favor como en contra de su cultivo e ingestión, para forjarse su propia opinión al respecto. De todos modos, al autor de estas líneas no le hace mucha gracia la idea de tomar sustancias que se dedican a interferir con el funcionamiento de los neurotransmisores en el cerebro. Al fin y al cabo, este órgano es lo que nos hace ser lo que somos y, ponerse a juguetear con él puede traer consecuencias indeseadas.

Ver ahora, del mismo autor, los consejos para no morir envenenados por setas.

AUTOR: Dr EDUARDO GALLEGO ARJONA. Profesor en UAL

Más entradas del mismo autor en en blog de FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

2 Responses

    1. DR. EDUARDO GALLEGO ARJONA
      Eduardo Gallego

      El caso de los flashbacks viene recogido en la bibliografía. Por poner un ejemplo, viene recogido en la edición inglesa de la wikipedia, refiriéndose a la psilocibina:: https://en.wikipedia.org/wiki/Psilocybin

      Diversos investigadores defienden la idea de que ciertas drogas, no sólo la psilocibina, pueden generar flashbacks. Como no soy consumidor, no pienso hacer el experimento. :-)

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: