ENTRADAS

26 May 2015

LOS RENGLONES TORCIDOS DE DIOS

//
Comments0
/

“Los renglones torcidos de Dios”

Torcuato Luca de Tena

regl

Los renglones torcidos de Dios. Torcuato Luca de Tena

Comenzamos nuestro blog de lectura con este maravilloso libro. El autor, en su afán de documentarse y ser lo más realista posible en sus descripciones, organización y funcionamiento de un centro de ese estilo y en el desarrollo de los distintos casos que se comentan en el libro, se internó en un psiquiátrico voluntariamente durante 18 días conviviendo con los demás pacientes del centro y siendo él uno más. Una situación muy dura viendo casos como los que vamos a poder ver en esta obra.

Alice Gould (o Alicia de Almenara, que es su nombre de casada) es ingresada en un sanatorio mental de forma voluntaria (o, al menos, así lo cree ella) para intentar resolver un caso de asesinato que, como detective de prestigio y relevancia, le ha sido encomendado de tal modo que sus investigaciones han acabado llevándole hasta allí. Según la carta de su médico las razones son bien distintas: Alice está allí porque sufre una paranoia, ha intentado envenenar a su marido hasta en tres ocasiones y se cree una gran detective privada dotada de una mente privilegiada (lo cual, como se verá en el devenir del argumento, no resulta del todo descabellado). La gran inteligencia de Alicia, su compostura, su elegancia, su saber estar y, sobre todo, su verborrea, hace que los médicos duden de si de verdad padece una paranoia o ha sido injustamente ingresada en el centro. Este es, a grandes rasgos, el resumen del libro que tenemos entre manos.

Durante el relato se entremezclan las historias de los otros pacientes de la clínica: unas son tiernas, como la de la “Niña Oscilante” y Rómulo, el “Niño Mimético” que siente una gran devoción por aquélla y la cuida y la protege como si fuese su hermana (obviando y renegando de Remo, también paciente y verdadero hermano de Rómulo); otras son duras y despiadadas como la de la “Mujer Percha” o la “Mujer Cíclope”; y otras nos puede pasar a cualquiera pues son hechos traumáticos ocurridos en el pasado y que han generado en una enfermedad psíquica, como la de Ignacio Urquieta.

También cabe destacar la descripción que hace el autor de las funciones y sentimientos del personal sanitario del centro. Los ensalza, hace que veamos en ellos su paciencia, su coraje, su vocación y su aguante para tratar a los pacientes con toda la sensibilidad y humanidad que se merecen aunque a veces sea harto difícil.

Es un libro que me encanta (de hecho es la tercera vez que lo leo) por su dramatismo, las historias que cuenta y a las que no estamos muy acostumbrados pues las vemos en la lejanía, el lenguaje tan culto y a la vez tan entendible para el lector que usa el autor (es brillante), pues se aprecia que se ha documentado y estudiado sobre las distintas enfermedades mentales a fondo y con precisión.

He aconsejado el libro a multitud de personas y, una vez terminada la lectura, la  sensación de todas ha sido la misma: les ha encantado.

Ya sólo falta saber si la paranoia de Alice Gould es pura invención o una realidad que recorre tortuosos caminos ¿quieres descubrirlo?. Si aún no lo has hecho, apunta tu próxima lectura “Los renglones torcidos de Dios”, una novela que no deja indiferente a nadie.

 

 

Si quieres recomendar una lectura o valorar algún libro que te haya marcado profundamente, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

 

 

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: