ENTRADAS

26 ago 2016

LOS VENENOS DE LAS SETAS (I)

No somos inmunes a los venenos de las setas.

En cuanto llegue el otoño, los aficionados a las setas saldrán al campo para recolectarlas. Y como todos los años, habrá intoxicaciones por su consumo. Bien sea por confusión con especies comestibles, por aplicación de reglas absurdas para determinar si son venenosas (la prueba del ajo y otras por el estilo, ver ejemplo 1 , ejemplo 2 y ejemplo 3) o por mala suerte, más de uno tendrá que visitar el servicio de urgencias más cercano. Normalmente, la cosa no pasará de un susto, pero a veces quedarán secuelas. Algunos morirán.

cortando seta

Los venenos de las setas. [Img. El País/David Estrada]

La gravedad de una intoxicación por setas depende de diversos factores: cantidad ingerida; edad, peso y estado de salud de los afectados; rapidez en acudir al hospital… Y, por supuesto, la especie de hongo implicada. No todas las toxinas fúngicas son iguales.

Estas intoxicaciones suelen clasificarse en dos grandes grupos, dependiendo del periodo de latencia, es decir, del tiempo transcurrido entre el consumo de la seta y la aparición de los primeros síntomas. Las de periodo corto se manifiestan antes de 6 horas y por lo general no son mortales. Las de periodo largo aparecen después de ese plazo; en ocasiones pueden tardar hasta 2 semanas. Son las más peligrosas, pues las toxinas tienen tiempo de actuar, causando daños quizás irreversibles.

Comentaremos brevemente las principales intoxicaciones, empezando por las más peligrosas, las de periodo de latencia largo. Entre ellas, destacan sobremanera las debidas a la ingestión de setas hepatotóxicas, cuyos venenos atacan al hígado.

Venenos de las setas: Amanita phalloides

La oronja verde (Amanita phalloides) tiene laminillas blancas (L), un anillo (A) en el pie y una volva (V) en forma de saco en la base. Por prudencia, rechace cualquier seta que presente estas tres características juntas.

La reina de las setas mortales es Amanita phalloides, la oronja verde (otras amanitas mortales son A. virosa y A. verna, ambas de color blanco). El veneno contenido en un solo ejemplar puede matar a un ser humano. También presentan las mismas toxinas los pequeños parasoles (menos de 5 cm de diámetro, color blanco y sombrero con escamas) de ciertas especies de Lepiota, como L. brunneoincarnata o L. fulvella. Asimismo, son muy peligrosas ciertas setas pequeñas que aparecen en la madera o sobre piñas, como Galerina marginata.

 

Venenos de las setas: Galerina marginata

Galerina marginata es una pequeña seta anaranjada que aparece en madera. Presenta toxinas similares a las de Amanita phalloides.

 

Las principales toxinas responsables del envenenamiento son las amatoxinas; de ellas, la más peligrosa es la alfa-amanitina, un ciclopéptido formado por 8 aminoácidos. Hay más implicadas, pero nos centraremos en ésa. Su DL50 (dosis letal para la mitad de los animales de prueba) es de 0,1 mg por kg de peso. Veamos lo que es capaz de hacerle a un cuerpo humano.

Supongamos que usted se ha zampado un plato de Amanita phalloides. Es una seta sabrosa, y para asegurarse de que era comestible le ha hecho la prueba del ajo. Además, el veneno se habrá destruido por el calor al cocinar, ¿verdad? Todo perfecto.

Los primeros síntomas tardarán en aparecer. De 8 a 9 horas, más o menos, y lo harán a lo grande: tendrá usted una diarrea tremenda, coleriforme. También puede que le duela la tripa, como en un cólico, y sude profusamente. Si acude corriendo al hospital, lo diagnostican bien y lo tratan, se salvará y probablemente no le queden secuelas. Pero supongamos que eso no ocurre, y tras un lavado de estómago y una rehidratación le alivien los síntomas y se encuentre mejor. O puede que por vergüenza haya decidido usted no ir al hospital, e intente curarse la diarrea en casa, tomando líquidos y todo eso. Habrá sido un empacho, piensa. Ya pasará.

Es probable que se sienta usted mejor. Los síntomas han remitido. Sin embargo, el episodio intestinal sólo ha sido el preludio del drama. La amanitina sigue ahí. El calor de la cocción no la ha destruido. El lavado de estómago no ha acabado con toda la que ha tragado usted. Una cierta cantidad ha tenido tiempo de sobra para abandonar el intestino y circular por sus venas. Está intentando entrar en su principal órgano diana, el hígado.

Las células de su hígado, como las del resto del cuerpo, almacenan la información genética en el ADN del núcleo. Las instrucciones del ADN se transcriben en otra molécula, el ARN mensajero (ARNm), que se encargará de llevarlas a los ribosomas para fabricar las proteínas necesarias para la vida. Para que el ADN se transcriba en ARNm hacen falta ciertas enzimas, como la ARN polimerasa II. Sin ellas, el mecanismo genético de la célula se para.

Las amanitinas bloquean la ARN polimerasa II. Sin poder fabricar proteínas, las células de su hígado empezarán a morir, una tras otra. Una vez que la toxina ha llegado al interior de la célula, ya no hay nada que hacer. Al cabo de 36 a 48 horas volverá usted al hospital, con ictericia y el hígado hinchado. Y quizás con hemorragias. O en coma.

Puede que lo salven y no queden secuelas. Depende de cuántas setas haya comido, que las toxinas no hayan atacado también a sus riñones y los médicos puedan forzarlos a ir eliminando la alfa-amanitina que haya en la sangre antes de que entre en las células… Quizá tenga que recibir un trasplante de hígado. O quizás averigüe usted por fin, tras una larga agonía, si existe otra vida después de la muerte.

En España, aproximadamente el 30% de las intoxicaciones por setas se deben al consumo de especies hepatotóxicas. En torno al 7% de estos casos, el desenlace es fatal. No se juegue la vida tontamente.

Más información sobre intoxicaciones micológicas en estos enlaces:

Enlace 1

Enlace 2

 

AUTOR: Dr EDUARDO GALLEGO ARJONA. Profesor en UAL

Más entradas del mismo autor en en blog de FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

 

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

5 Responses

  1. Pingback : FdeT blog VENENOS DE LAS SETAS II - FdeT blog

  2. Pingback : FdeT blog LOS VENENOS DE LAS SETAS (III) - FdeT blog

  3. Pingback : FdeT blog LOS VENENOS DE LAS SETAS (IV) - FdeT blog

  4. Pingback : FdeT blog LOS VENENOS DE LAS SETAS (V) - FdeT blog

  5. Pingback : FdeT blog INTOXICACIÓN POR HONGOS ALUCINÓGENOS - FdeT blog

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: