ENTRADAS

24 oct 2016

LOS VENENOS DE LAS SETAS (III)

Consecuencias del veneno de las setas

Concluiremos las intoxicaciones de periodo de latencia largo (ver aquí la entrada 1 y entrada 2) comentando las debidas al consumo de setas hidracínicas (síndrome giromitriano).

Los hongos responsables pertenecen al género Gyromitra. Se trata de ascomicetes cuyos cuerpos fructíferos recuerdan a las colmenillas, aunque su aspecto es cerebriforme, en vez de parecerse a un panal.

SETAS VENENOSAS

Los ejemplares a la izquierda y derecha corresponden a Gyromitra infula. El del centro corresponde a Helvella leucopus.

La especie más conocida es Gyromitra esculenta, el bonete o falsa colmenilla. Se trata de una seta muy apreciada en algunos países, pues sus peligrosas toxinas se eliminan si se desecan o si se hierven y se desecha el agua de cocción. Pero ¿qué sucedería si las comiéramos crudas?

Las falsas colmenillas contienen una toxina, la giromitrina, que en realidad es una hidracina que dentro de nuestro cuerpo sufre hidrólisis y se convierte en monometilhidracina (MMH).

Tomar MMH es una mala idea. De hecho, esta sustancia se utiliza como combustible para cohetes, y es bastante tóxica. Entre otras cosas, dentro de nuestro organismo interfiere en los procesos donde interviene como coenzima el piridoxal fosfato (forma activa de la vitamina B6). Eso quiere decir que muchas enzimas que catalizan funciones vitales quedarán bloqueadas.

Los síntomas pueden manifestarse de 8 a 12 horas después de la ingestión. En principio son gastrointestinales (náuseas y diarreas, a veces sanguinolentas), que se verán acompañados por otros neurológicos (mareos, letargia, ataxia, dolor de cabeza…) e incluso fiebre. El paciente puede recuperarse, pero en ocasiones los daños son graves y afectan a hígado y riñones. También pueden formarse tipos de hemoglobina en sangre incapaces de transportar oxígeno. La muerte puede ocurrir incluso una semana después del consumo de las setas.

El tratamiento que reciben los afectados suele ser de soporte (lavado de estómago, rehidratación…). Para paliar los síntomas neurológicos resulta útil el tratamiento con vitamina B6 intravenosa.

Puesto que las toxinas se degradan con el calor o la desecación, algún setero valiente puede tener la tentación de probar esta seta adecuadamente cocinada. Sin embargo, debe saber que su venta y comercialización están prohibidas en España. ¿Por qué?

Más que nada, porque la MMH es cancerígena.

Hervir o desecar las falsas colmenillas puede evitar la toxicidad aguda, pero no elimina el problema de la toxicidad crónica. Si se consume esta seta regularmente, quizás el poco veneno que haya sobrevivido al cocinado (siempre quedará algo, por muy cuidadosos que seamos) se acumule progresivamente en nuestro organismo, lo que aumentará el riesgo de cáncer. No es seguro que padezcamos tan grave enfermedad, pero habiendo tanta variedad de setas comestibles a nuestra disposición, ¿por qué jugar a la ruleta rusa? Si quiere usted arriesgar su vida, hágalo por una causa noble, en vez de por comer setas…

En las próximas entradas nos ocuparemos de los envenenamientos con periodo de latencia corto, más frecuentes aunque menos peligrosos, por lo general.

En el B.O.E. puede consultarse aquí un listado de las setas cuya comercialización está prohibida en España:

Ver ahora, del mismo autor, los consejos para no morir envenenados por setas.

AUTOR: Dr EDUARDO GALLEGO ARJONA. Profesor en UAL

Más entradas del mismo autor en en blog de FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: