ENTRADAS

5 dic 2016

LOS VENENOS DE LAS SETAS (V)

VENENOS DE LAS SETAS CON INTOXICACIÓN NEUROVEGETATIVA.

Tras las primeras entradas donde hablábamos de las intoxicaciones con período de latencia largo (ver aquí entrada 1, entrada 2 y entrada 3) seguimos ahora con el segundo caso (ver aquí el primer caso) de las intoxicaciones con periodo de latencia corto, por lo general menos graves.

VENENOS DE LAS SETAS

A pesar de su nombre científico, Amanita muscaria NO PROVOCA el síndrome muscarínico. Las setas con alto contenido en muscarina son otras.

Ahora es el turno de la intoxicación neurovegetativa, también conocida como síndrome colinérgico, muscarínico o sudoriano, que supone en torno al 5% de los casos de envenenamiento por setas.

La toxina implicada es la muscarina. Esta sustancia imita la acción de la acetilcolina, un  neurotransmisor. Pero antes de seguir, y para comprender mejor cómo actúan ciertos venenos y drogas, conviene repasar someramente el funcionamiento de nuestro sistema nervioso y de las células que lo componen: las neuronas.

Las neuronas no se tocan entre sí. Para que el impulso nervioso se propague, en el extremo de la neurona (axón) se segregan unas sustancias, los neurotransmisores, que viajan por el espacio que hay entre neuronas (sinapsis) y son reconocidos por unas moléculas receptoras en la siguiente neurona. Por lo general, la transmisión del impulso nervioso funciona bastante bien, pero adolece de un punto débil: hay compuestos químicos que pueden suplantar a los neurotransmisores, bloquear su acción o alterar la función de las moléculas receptoras. Como resultado, el sistema nervioso puede… en fin, hacer cosas raras.

En concreto, la muscarina es una sustancia parasimpaticomimética. Activa ciertos receptores de la acetilcolina, y el resultado es equivalente a estimular el sistema nervioso parasimpático. Como consecuencia hay un incremento en la secreción de saliva, sudor y lágrimas. También se da la miosis (contracción de la pupila), con la consiguiente visión borrosa. Puede haber síntomas digestivos, pero de menor importancia. El afectado se lleva un susto considerable, eso sí, pero por lo general la intoxicación resulta leve (los síntomas pueden llegar a desaparecer por sí solos) y se solventa con un tratamiento sintomático y aporte de líquidos, en su caso.

En ocasiones puede darse una bajada de tensión e incluso disminución del ritmo cardiaco (bradicardia). En tal circunstancia puede usarse un antídoto específico, la atropina. Los casos de muerte son  muy raros, y pueden afectar a ancianos o a personas con problemas del corazón.

La muscarina debe su nombre a que fue aislada por primera vez en Amanita muscaria. Sin embargo, esta seta NO ES RESPONSABLE de las intoxicaciones muscarínicas. La toxina se encuentra en dosis bajas en muchas especies de hongos. Tan sólo las que la contienen en elevada concentración son peligrosas.

VENENOS DE LAS SETAS

Clitocybe rivulosa es una seta frecuente. Puede ser confundida con la molinera (Clitopilus prunulus) o la seta de cardo (Pleurotus eryngii).

Por un lado, cabe destacar a ciertas especies del género Clitocybe; en especial, algunas de color blanquecino, como C. rivulosa, C. dealbata, C. cerussata, C. phyllophila y otras similares. Son muy comunes, aparecen tanto en bosques como en prados y pueden confundirse con diversas especies comestibles. Hay quien, al recolectarlas, afirma que «no parecen peligrosas». Grave error; como ya indicamos en otra entrada, el aspecto de una seta no nos informa sobre su toxicidad. Si no la identificamos con seguridad, lo aconsejable es abstenerse de consumirla.

VENENOS DE LAS SETAS

Inocybe rimosa (= I. fastigiata) es otra seta común con alto contenido en muscarina (hasta el 1,5% en peso seco).

También hay especies con un contenido elevado en muscarina dentro del género Inocybe. La más notable es I. rimosa (= I. fastigiata). Es fácil de reconocer por su sombrero con fibrillas radiales y su olor desagradable, espermático. Se trata de una seta abundante, que aparece en hábitats diversos.

Ver ahora, del mismo autor, los consejos para no morir envenenados por setas.

AUTOR: Dr EDUARDO GALLEGO ARJONA. Profesor en UAL

Más entradas del mismo autor en en blog de FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

1 Response

  1. Pingback : FdeT blog Setas que pueden destruir tu tejido cerebral - FdeT blog

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: