ENTRADAS

26 ene 2017

Setas que pueden destruir tu tejido cerebral

Setas que provocan ¿borracheras?

Continuando con las formas en que podemos sufrir una intoxicación por consumo de setas veamos otra intoxicación con periodo de latencia corto cuyos efectos podrían considerarse opuestos a los que comentamos en la entrada anterior. Se trata del síndrome anticolinérgico o micoatropínico, que también se conoce como intoxicación neurológica o incluso borrachera por setas.

 

Setas alucinógenas

Setas que pueden alterar tus sentidos creando alucinaciones y deformando tu percepción.                                        Img: https://pixabay.com/photo-3126/

Supone en torno al 3,5% de los casos de envenenamiento por setas. Al igual que en el síndrome sudoriano o muscarínico, las toxinas interfieren con el normal funcionamiento de los neurotransmisores, aunque en la intoxicación neurológica lo hacen de manera bien distinta. De hecho, sus efectos recuerdan a los del envenenamiento por ciertas plantas solanáceas, como la belladona (Atropa belladona).

Las sustancias responsables son el ácido iboténico y el muscimol. El ácido iboténico es un agonista del glutamato. Esto quiere decir que imita su efecto. Dado que el glutamato es un aminoácido que también funciona como neurotransmisor en el sistema nervioso central, el ácido iboténico activará los receptores del glutamato en las neuronas.

El ácido iboténico puede convertirse en neurotóxico. Activa el paso de iones de calcio a las neuronas, matándolas y destruyendo el tejido cerebral. Los síntomas pueden variar: el mareo, náuseas y somnolencia pueden dejar paso a euforia, amnesia e incluso sensaciones auditivas y visuales deformadas, sensación de flotar…

Sin embargo, lo que mayormente ocurre cuando uno consume setas con alto contenido en ácido iboténico es que esta sustancia se descarboxila y se convierte en muscimol, que va a ser el principal responsable de los síntomas. El muscimol es un agonista del GABA. Sin entrar en detalles, para no cansar al lector, tiene efectos psicotrópicos. El intoxicado sufrirá alucinaciones, euforia, confusión, algo parecido a una borrachera, estados de conciencia alterados…

Setas, amanita muscaria

Amanita muscaria es una de las setas más llamativas. Su carácter alucinógeno es conocido desde la más remota antigüedad

La seta más abundante y conocida que provoca estos síntomas es Amanita muscaria, la típica seta asociada a enanitos, gnomos, pitufos y demás seres imaginarios de los bosques (también se la conoce como falsa oronja o matamoscas). Resulta inconfundible, con su sombrero rojo salpicado de escamas blancas. No todas las variedades de A. muscaria poseen la misma actividad psicotrópica. Parece ser que ésta es mayor en las del norte de Eurasia, mientras que las mediterráneas son muy poco tóxicas. En cambio, las americanas suelen ser más venenosas. La borrachera que causan tiende a remitir en pocas horas, y el tratamiento se reduce a vigilar al paciente para que no haga cosas raras o se dañe a sí mismo. En su caso pueden administrarse sedantes. La atropina está desaconsejada.

Al ser el muscimol un potente alucinógeno, las intoxicaciones debidas a la ingestión de A. muscaria no suelan ser accidentales, sino buscadas. Sobre todo en el norte de Eurasia, desde tiempos inmemoriales esta seta se ha empleado para conseguir estados alterados de conciencia que permitieran acceder a otras realidades, a comunicarse con los antepasados o los espíritus, intentar predecir el futuro… Quizá la identificación de las setas alucinógenas con ciertos ritos precristianos sea responsable de que en ciertas zonas de Europa los hongos en general hayan sido vistos con recelo, como si fueran algo malo o diabólico. Cuando la Iglesia intentó acabar con los cultos anteriores, convirtiendo a los viejos dioses en demonios y a sus adoradores en brujas o nigromantes, las setas compartieron su triste destino. Mucho podríamos contar aquí sobre leyendas  y curiosidades asociadas a A. muscaria, pero nos saldríamos del propósito de la presente entrada.

Setas, Amanita pantherina

Amanita pantherina

Amanita muscaria no es la única seta que causa este tipo de envenenamiento. Más potentes y peligrosos son los síntomas asociados al consumo de Amanita pantherina. Esta especie recuerda a la anterior, aunque el sombrero es marrón en vez de rojo. El intoxicado experimentará estados de conciencia alterados, alucinaciones, confusión, y una borrachera de índole más agresiva que con A. muscaria. En los casos más graves puede darse una depresión neurológica, que haga necesaria la respiración asistida. En algunos casos, la intoxicación puede ser mortal.

 

Ver ahora, del mismo autor, los consejos para no morir envenenados por setas.

AUTOR: Dr EDUARDO GALLEGO ARJONA. Profesor en UAL

Más entradas del mismo autor en en blog de FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

1 Response

  1. Pingback : FdeT blog INTOXICACIÓN POR HONGOS ALUCINÓGENOS - FdeT blog

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: