ENTRADAS

29 ene 2017

MERCADO ELÉCTRICO: NO DEJARÁN QUE PAGUES MENOS POR LA LUZ.

El  “truco” del mercado eléctrico para que pagues más. 

Cada vez que pulsas un interruptor de luz o conectas un dispositivo eléctrico eres un poco más pobre. Hacia el final del artículo verás cómo se las arregla el mercado eléctrico para que no puedas pagar menos por la energía que necesitas.

MERCADO ELECTRICO

Energías Renovables: aerogenerador. Imagen https://pixabay.com/photo-123571/

La energía es un bien necesario pero, también, es un valor de mercado, una fuente de ingresos segura para grandes compañías explotadoras y una vía fácil de conseguir un suplemento impositivo para el Gobierno de turno. Cuando oímos que “sube la luz” distintos mecanismos mercantiles y energéticos han sido pulsados creando como consecuencia este escenario que no afecta de la misma manera a todos los consumidores.

En primer lugar hemos de distinguir entre dos variables bien conocidas por todos que se encargan de poner precio a un bien, la oferta y la demanda. Los demandantes somos todos los usuarios de energía en cualquiera de sus formas y quienes tiramos de contador cuando ponemos la calefacción eléctrica en invierno, la refrigeración en verano, cocinamos en nuestras cocinas eléctricas, cargamos nuestros móviles, ordenadores o coches y un sinfín de tareas que tienen la mala costumbre de costar dinero cada vez que funcionan.

Los oferentes son las compañías eléctricas encargadas de inyectar a la red eléctrica la energía necesaria en cada instante para cubrir las necesidades de los abonados.

Aparte de estos dos actores principales encontramos los Organismos Reguladores del sector.

Organismos reguladores del sector eléctrico.

Ministerio de Industria, Turismo y Comercio encargado de gestionar el mercado mayorista al que deben ofertar su producción la totalidad de las empresas generadoras.

Comisión Nacional de la Energía encargada de realizar la coordinación técnica necesaria para equilibrar en cada instante la balanza entre demanda y oferta. Se encuentra incorporada a la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC).

Consejo de Seguridad Nuclear que es un ente de Derecho Público independiente de la Administración General de Estado que se rige por su Estatuto y establece las medidas de prevención y corrección vinculadas a la energía nuclear y emergencias radiológicas.

Operador  del Mercado Ibérico (OMI).  En el polo español (OMIE) se encarga de recibir las ofertas de venta emitidas para cada período de programación de los participantes del mercado diario de energía eléctrica, recopila los datos vinculados a dicha energía para considerarla en la casación de ofertas de venta y adquisición partiendo de la oferta más barata hasta igualar la demanda (más abajo verás la trampa que se aquí se esconde) . Liquida los pagos y realiza los cobros de servicio y de gastos vinculados.

Operador de Sistema (Red Eléctrica Española  o REE). Se encarga de asegurar la continuidad y la seguridad de las redes de suministro eléctrico en nuestro territorio coordinando el sistema de generación y transporte.

Todos los puntos citados parecen entenderse por sí mismos pero hay un factor clave vinculado al OMIE que incide directamente en nuestra factura o, más concretamente, en la parte de factura que no se destina a impuestos y gravámenes, el consumo. Permítaseme un inciso en este momento para aclarar lo que, en muchas ocasiones, se escucha acerca de cómo poder ajustar el consumo de forma más eficiente invirtiendo (esta palabra es clave) en electrodomésticos de clase más elevada, adquiriendo viviendas de mejor calificación energética, comprando lámparas de bajo consumo, apagando todo lo que no necesites al instante, incorporando dispositivos telemétricos de consumo a tiempo real o descargándote Apps que te avisarán de cuándo es más barata la energía. Todo esto está muy bien y quitará un pellizco al recibo pero la realidad es que una parte muy importante seguirá pagándose, incluso, sin tener consumo alguno.

¿Qué estás pagando en tu factura eléctrica?

Si estudias tu factura con detenimiento encontrarás el  Término fijo de potencia correspondiente a la potencia que reservas a la compañía para que la tengas disponible en cualquier momento y da igual que no consumas nada, la compañía de cobrará por tenerla preparada para cuando decidas encender tu lámpara. En realidad es algo más que cuestionable ya que el Gobierno dedica más de 500 millones de euros cada año a la ininterrumpibilidad del servicio, es decir, paga a las grandes empresas consumidores por si en momentos de picos de consumo tuvieran que dejarlas sin suministro (cosa que nunca ha ocurrido) pero para qué se va a quitar un gasto al usuario si la mayoría ni siquiera sabe que lo está pagando.

Otra cosa es la Energía consumida que es la cantidad que realmente has empleado en abastecer tus necesidades energéticas y que supone, paradójicamente, un porcentaje menor de tu factura. Aquí la comercializadora escogida por el usuario multiplicará los Kwh consumidos por el precio de cada Kwh (este factor es clave en las subidas diarias de la luz que ahora veremos).  Ambos términos ya incluyen la cuantía de peaje que es el coste que tiene la comercializadora de turno por usar las redes de la distribuidora (aunque sea su propia empresa matriz).

A fecha de este artículo, en el caso de la potencia contratada el peaje de acceso corresponde a 38.043426 €/kW contratado y año y en el de la energía consumida  a 0.044027 €/kWh.

MERCADO ELECTRICO

Transporte de Energía Eléctrica. Imagen https://pixabay.com/photo-1549118/

Aquí el lobby energético estuvo fino porque la comercializadora que usan mayoritariamente los usuarios de una zona es la filial de la distribuidora de referencia (Endesa Energía con Endesa, Iberdrola Generación con Iberdrola, Gas Natural Comercializadora con Gas Natural…) y en muchos casos las redes están plenamente amortizadas aunque, bien es cierto, deben realizarse ampliaciones y gestiones de mantenimiento pero, claro, eso, también se cobra en tu factura. Aquí puedes consultar el listado de comercializadoras  con las que puedes contratar.

También a ambos términos (el de potencia contratada y el de energía consumida) les afecta el impuesto sobre la electricidad (un impuesto que surge en 1997 con el objetivo básico de obtener  los ingresos necesarios para compensar la supresión del recargo en concepto de coste específico asignado a la minería del carbón) lo que resulta ahora una mera una vía recaudatoria del Gobierno y se calcula multiplicando la suma del coste de ambos por 1.0511269632 (a fecha del artículo) fijado por Ley. Esto, aunque lo cobra la compañía, acaba en las arcas públicas.

Además, los contadores pueden ser en propiedad (y la compañía de turno puede solicitarte revisiones y cotejamientos cuando lo estime oportuno) o en alquiler razón de 0.026562 €/día (a fecha del artículo).

¿Y queda algo? Claro que sí, el 21 % IVA. ¿Y se aplica el IVA a un recargo como el peaje? Bueno, claro, como en la gasolina, el tabaco, el alcohol… aunque éste resulta un poco más sangrante por tratarse de un bien de primera necesidad no prescindible. Y podríamos preguntarnos si, al menos, el gobierno velará por que las eléctricas hagan un esfuerzo  por usar cada vez energías más limpias y eliminar más eficientemente los residuos. La respuesta es que el esfuerzo, al final, también lo asume el usuario porque en torno al 19% de la factura se dedica a este menester (Incentivos a las energías renovables, cogeneración y residuos) pero con un éxito más que cuestionable a juzgar por el origen de la energía que nos llega (puedes consultar aquí la previsión horaria).

Pero volviendo a cómo puede afectarnos tantísimo la subida instantánea de la energía volvamos a ver la función de la OMIE.

Hemos visto que se encarga de recoger las ofertas de los generadores energéticos para adecuar la compra a las necesidades de los consumidores. ¿Dónde está, entonces, el problema?

El problema lo encontramos en el mercado energético. Hay tres, el mercado diario, el intradiario y el de servicios complementarios.

El Mercado Eléctrico en España.

Mercado diario

En el mercado diario se presentan las ofertas por parte de los agentes distribuidores, comercializadores y consumidores calificados por períodos de 24 horas (23 ó 25 en los días con cambio de hora), se realiza la casación partiendo de la oferta más barata hasta que se iguala con la demanda. Hasta aquí, todo correcto. Puede ocurrir, empero, que la demanda oscile y haya que realizar ajustes. Estos se llevan a cabo en el mercado intradiario.

Mercado intradiario

Aquí se comparten los criterios de funcionamiento con el anterior. Ajustado el precio y cuantía de este mercado se establece el programa horario final que está recogido en el link anterior y donde puede verse las expectativas de contratación y consumo, el origen de la energía y las desviaciones hasta la curva de consumo real.

Mercado de servicios complementarios

El último es un mercado que limita desequilibrios competitivos entre oferta y demanda y cuenta con mecanismos de regulación que complementan el Mercado de Producción.

Conocido estos aspectos clave del mercado eléctrico veamos ahora cómo ponen precio al producto.

Establecidas las necesidades de consumo, cada eléctrica hace una oferta de cantidad y precio por su energía adjuntando su origen. A coste cero entran a participar las nucleares (que ya están amortizadas) y las renovables. Luego, se incorporan de menor a mayor coste las centrales hidroeléctricas, las de gas de ciclo combinado y, por último, las más costosas, las térmicas que emplean carbón y gas para generar su producto. Pues bien, aquí viene el quid de la cuestión. El precio final para TODAS las centrales oferentes se corresponderá con el precio de LA MÁS CARA de todas las que hayan sido contratadas (las térmicas, por supuesto).

¿Hay truco? Claro que sí. Las estimaciones de consumo se obtienen de un historial bien conocido por las centrales generadores (a lo que ayudan los nuevos contadores inteligentes que permiten conocer qué se consume en cada casa en cada minuto) y, como hemos visto, es cada empresa generadora la que decide cuánto ofrece. ¿Podría ofertarse en condiciones óptimas meteorológicas para que nos bastase con la nuclear (amortizada), las renovables y la hidroeléctrica? Por supuesto que sí en muchos casos pero…, aquí está el truco. Si esas empresas, por acuerdos que debería investigar la CNMC (Comisión Nacional del Mercado de la Competencia), ajustan la oferta para que siempre se necesite la aportación (aunque sea mínima) de las térmicas para cubrir según qué cuotas de reparto (ofertando menos de lo que podrían, aduciendo jornadas de mantenimiento, paralizaciones, etc.), al final, cada día, estaremos pagando la energía al precio más caro posible.

¿Esto afecta a todo el mundo?

Depende del tipo de contrato que tengas.

Modalidades de contrato eléctrico

Si has contratado en la modalidad Precio Voluntario Pequeño Consumidor (PVPC), el sustituto de la Tarifa de Último Recurso (TUR) tu tarifa reflejará las subidas y bajadas del coste energético a diario y temblarás (y con razón) cuando aparezca una noticia de alzada de precios y notarás una leve mejoría cuando baje. Puedes comprobar en tu factura si te encuentras en esta modalidad pero te habrán adscrito de facto si a fecha 1 de julio de 2014 no habías solicitado el cambio al Mercado Libre.

En el Mercado Libre las tarifas se revisan, normalmente, con carácter trimestral y si se produce un cambio en el precio disponemos de 15 días para cambiarnos sin penalización. Aquí sí pueden realizarse ofertas pues se trata de un acuerdo entre compañía y usuario y se puede pactar una modalidad de pago fijo donde se acuerda un precio mensual con una permanencia de 11 meses y en el mes 12 se efectúa una factura de ajuste acorde a los precios de mercado o tarifas planas que se ajustan al perfil de consumo y que están exentas de las fluctuaciones de este volátil mercado (salvo cambio en la tarifa de peajes).

 

Autor: JAVIER LUQUE  @fdetsocial

Ver más entradas del mismo autor

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

 

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

2 Responses

  1. Pingback : Por esto resulta casi imposible pagar menos por la luz

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: