ENTRADAS

29 may 2015

Es necesario cambiar el modelo de escuela

/
Publicado por
/
Comentarios0
/

UN CAMBIO EN EL MODELO DE ESCUELA, ES POSIBLE

Estamos inmersos en un mundo globalizado donde se le da más importancia al tener que al ser, donde ya no importa quién eres sino qué tienes. Es palpable la crisis de valores existente en estos momentos en la sociedad; el desánimo, la desconfianza, y podemos verlo claramente reflejado en la escuela, en la que los niños han perdido el interés por aprender. Así, nos preguntamos a qué se debe el fracaso escolar  y, evidentemente, no es algo aislado de esa crisis. Es fruto de una enseñanza carente de sentido para los escolares, un modelo de enseñanza que ya ha quedado obsoleto y que por tanto necesita un cambio en la metodología que se ha seguido hasta ahora.

“Estamos no sólo en una época de cambios, sino en un cambio de época” como bien señala el escritor Javier Iriondo.

La escuela tradicional, como viene siendo hasta ahora, ha prestado atención únicamente al aspecto cognitivo, imponiendo unos conocimientos  que los niños  memorizan y ponen a prueba en el examen. Esos conocimientos son olvidados pasada esa prueba y entonces, yo me pegunto ¿De qué sirven los exámenes si al tiempo ya se ha olvidado la materia? ¿No sería mejor conseguir un aprendizaje que fuera duradero y útil que tenga que ver con la vida cotidiana y con las dificultades a las que se van a tener que enfrentar?

Ya no es conveniente una escuela en la que no se tengan en cuenta las opiniones de los niños, y en la que se imponga un conocimiento carente de sentido.  En cambio, sí es necesaria una institución dispuesta a partir de los conocimientos previos del alumnado, proporcionando un aprendizaje significativo, es decir, un aprendizaje útil. Este nuevo concepto de escuela tiene claro que no se pueden separar las emociones y los sentimientos, de los conocimientos. Hay que tener en cuenta la actitud del niño y las características que posee para adecuarnos a las circunstancias y utilizar una metodología apropiada, activa, en la que sean ellos/as los protagonistas de su propio aprendizaje, involucrados en el mismo, experimentando, siendo críticos/as y haciendo del maestro o maestra un guía en este proceso.

Con respecto a lo tratado anteriormente, me resultó bastante curiosa la noticia que leí hace un par de meses y que titulaba así: “Los jesuitas eliminan las asignaturas, exámenes y horarios de sus colegios en Cataluña”

Colegio Jesuita

Cambiando el modelo de escuela

Esta innovadora propuesta es realmente gratificante. Han suprimido los exámenes, los horarios, las asignaturas y han cambiado la distribuición de las aulas, al igual que los antiguos pupitres, que han sido sustituidos  por cómodos sillones.

La metodología se centra en promover los trabajos en grupo, acabando así con el individualismo, la competencia y enseñándoles a ser críticos y a experimentar y descubrir por cuenta propia, lo que quieren llegar a conseguir en la vida por ellos mismos.
Este es un claro ejemplo de que un cambio en la educación es posible, no es fácil pero tampoco imposible, el problema subyace en que estamos acomodados con lo actual y este cambio requiere de esfuerzos, lucha y apoyo entre personas. Vale la pena intentarlo, si la recompensa es acabar con la desmotivación, el individualismo, las desigualdades (con respecto al ritmo de trabajo entre otras cosas)  que provoca la escuela tradicional y conseguir formar ciudadanos que se sientan parte de la sociedad, que sean críticos y se cuestionen constantemente lo aprendido.

Autora: HYLENNE RODRÍGUEZ

Ver todos los artículos de esta autora publicados en FdeT.

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: