ENTRADAS

6 jun 2018

EL ORIGEN (MICROBIANO) DE LAS ESPECIES

Si hablamos del origen de las especies a la mayoría se nos viene a la mente, de un modo casi inmediato, el nombre del famosísimo científico Sir Charles Darwin y, consigo, el término “evolución”. Sin embargo, las teorías evolucionistas no comienzan con Darwin (no podemos olvidar a Lamarck) ni le pertenecen exclusivamente a él (Alfred Wallace también propuso una teoría de evolución a través de selección natural durante el mismo período de tiempo). Pero es verdad que Darwin logró dar con determinadas claves que permitieron una explicación realista, basada en el método científico, respecto a cuál es el origen de las especies y cómo evolucionan.

De este modo, definió la evolución como “descendencia con modificación” y propuso la selección natural como el mecanismo llevado a cabo para la consecución de tal hecho. En otras palabras: las especies cambian a lo largo del tiempo, dando origen a nuevas especies, y esto ocurre porque los recursos son limitados en la naturaleza y prioritariamente los organismos con rasgos heredables que favorezcan la supervivencia y la reproducción tenderán a dejar una mayor descendencia, lo que supone que la frecuencia de esos caracteres aumenta a lo largo de varias generaciones, es decir, las poblaciones se deben adaptar al entorno con el paso del tiempo y eso requiere que existan variaciones heredables en un grupo.

Hasta aquí todo lo concerniente, grosso modo, con lo que ocurre “hacia adelante”, con la evolución. En un mayor o menor grado de comprensión, la mayoría logramos entender esa parte, pero, ¿qué ocurre con el origen? Darwin defendía que, probablemente, todas las especies de seres vivos habían evolucionado con el tiempo a partir de un antepasado común, por lo que la diversidad que se observa en la naturaleza se debe a las modificaciones acumuladas a lo largo de las sucesivas generaciones mediante la ya mencionada selección natural. Sin saber a quién o qué corresponde esa procedencia compartida, hoy día asumimos sin dificultad, como si fuera obra de nuestra propia intuición, la idea de que poblaciones de especies distintas presentan un origen común (salvo si perteneces al grupo de personas que aún cree –nunca mejor dicho- en el Creacionismo). No obstante, lograr entender ese punto de inflexión o, mejor dicho, conseguir darle una explicación racional, fue (y sigue siendo) difícil para la comunidad científica.

árbol de la vida de Darwin

El denominado “árbol de la vida de Darwin”. Esta imagen se corresponde a uno de los primero árboles filogenéticos de la historia, dibujado por el propio Darwin en su cuaderno.

Una de las hipótesis más aceptadas es la que defiende que antes de la evolución de las proteínas y del DNA (comunes a toda forma de vida celular) hubo un periodo en el cual el RNA cumplió la función que ahora cumplen las proteínas y el ADN. A este organismo, del que provienen todas las células vivas del planeta, se le ha denominado LUCA (abreviación del nombre en inglés Last Universal Common Ancestor) (Jeffares & Poole, 2000).

2

LUCA

LUCA: Last Universal Common Ancestor (Último Ancestro Universal Común)

Mas, ¿cómo se conecta ese organismo primigenio con los animales y las plantas? Aquí y sin proponérselo, el gran científico Louis Pasteur dio con la clave cuando afirmó que “el papel de lo infinitamente pequeño en la naturaleza es infinitamente grande”. Efectivamente, son los microorganismos los responsables de lo que somos hoy, son el origen de nuestra especie. Dicho así, y con la mala fama que suelen tener los pobres microorganismos, parece que da un poco de repelús (alguien pensará que bastante teníamos con saber que estamos cubiertos por microbios, para encima tener que darles las gracias por nuestra existencia), en cualquier caso, les debemos también muchas otras cosas buenas…aunque eso da para otra historia. Volviendo a nuestro origen microbiano, según la Teoría del Endosimbionte, o Teoría de la Endosimbiosis seriada, formulada por la brillante microbióloga Lynn Margulis, dos procariotas, en concreto una arquea y una bacteria, se fusionaron hace unos 2000 millones de años dando lugar al primer eucariota ancestral, es decir, una célula con un núcleo. Posteriormente, esta célula fagocitó a una bacteria respiradora aerobia que dio lugar a las mitocondrias y, finalmente, a una bacteria fotosintética que formó los cloroplastos. De hecho, estos orgánulos de las células eucariotas presentan un ADN circular covalentemente cerrado y poseen ribosomas del tipo 70S, como ocurre en las células procariotas (bacterias y arqueas), estas y otras evidencias basadas en los actuales análisis moleculares del RNAr 16s, que revelan las escasas diferencias evolutivas entre mitocondrias y plastos con algunos procariotas, son argumentos suficientes para afirmar que nuestra especie “viene” de los microorganismos y Margulis debería ser uno de los nombres más sonados si la cultura científica tuviera el sitio que merece en la sociedad y las mujeres que trabajan (trabajamos) en ciencia el reconocimiento que gozan sus compañeros.

Lynn Margulis

Lynn Margulis, autora de la Teoría de la Endosimbiosis Seriada (1967)

Autora: MACARENA DEL MAR JURADO RODRÍGUEZ

Ver más entradas de la misma autora

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones o realizar alguna pregunta para que un especialista te responda, envíanos un email a info@fdet.es

 

1 Response

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: