ENTRADAS

3 sep 2015

PADRES BRILLANTES, MAESTROS FASCINANTES

/
Publicado por
/
Comentarios0
/
“Padres brillantes, maestros fascinantes”

Tal es el título del libro que ha caído en mis manos este verano cuyo autor es el médico, psiquiatra, psicoterapeuta y escritor brasileño Augusto Cury.

Este es el tercer libro que leo de este fantástico escritor, el cual, no deja de sorprenderme con su sabiduría acerca de la educación. Esta sabiduría suya es la que yo estoy aprovechando para ampliar mis conocimientos como futura profesional de la educación.

Augusto Cury

PADRES BRILLANTES, MAESTROS                       FASCINANTES

PADRES BRILLANTES, MAESTROS FASCINANTES consta de cinco partes y una interesante reflexión final:

En la primera parte se describen “los siete hábitos de los buenos padres y de los padres brillantes”:

  1. Los buenos padres dan regalos, mientras que los padres brillantes dan todo su ser.
  2. Los buenos padres alimentan el cuerpo, mientras que los padres brillantes alimentan la personalidad.
  3. Los buenos padres corrigen los errores, mientras que los padres brillantes enseñan a pensar.
  4. Los buenos padres preparan a sus hijos para el aplauso, mientras que los padres brillantes los preparan para el fracaso.
  5. Los buenos padres hablan, mientras que los padres brillantes dialogan como amigos.
  6. Los buenos padres dan información, mientras que los padres brillantes cuentan historias.
  7. Los buenos padres dan oportunidades, mientras que los padres brillantes nunca se rinden.

En la segunda parte se comparan “los siete hábitos de los buenos maestros y de los maestros fascinantes”:

  1. Los buenos maestros son elocuentes, mientras que los maestros fascinantes conocen el funcionamiento de la mente.
  2. Los buenos maestros tienen una metodología, mientras que los maestros fascinantes tienen sensibilidad.
  3. Los buenos maestros educan la inteligencia lógica, mientras que los maestros fascinantes educan la emoción.
  4. Los buenos maestros usan la memoria como depósito de información, mientras que los maestros fascinantes la usan como apoyo en el arte de pensar.
  5. Los buenos maestros son temporales, mientras que los maestros fascinantes son inolvidables.
  6. Los buenos maestros corrigen el comportamiento, mientras que los maestros fascinantes resuelven los conflictos en el aula.
  7. Los buenos maestros educan para una profesión, mientras que los maestros fascinantes educan para la vida.

En la tercera parte, Cury resalta “los siete pecados capitales de los maestros” destacando: la corrección en público, el autoritarismo con agresividad, ser excesivamente crítico, el castigo cuando se está enfadado, la impaciencia, incumplimiento de promesas y la destrucción de sueños y esperanzas.

En la cuarta parte, encontramos “las cinco funciones de la memoria humana”: el registro en la memoria es involuntario,  la emocionalidad determina la calidad del registro, la memoria no puede borrarse, el grado de apertura de las ventanas de la memoria depende de la emocionalidad, no existen recuerdos puros.

En la quinta parte titulada La escuela de nuestros sueños”, el autor describe un proyecto de vida con la utilización de diversas técnicas: música de fondo en el aula, sentarse en círculo, exposición interrogativa, exposición dialogada, ser un contador de historias, humanización del conocimiento, humanización del maestro…

Y, por último, el libro finaliza con la reflexión de “la historia de la gran torre” en la que el autor valoriza, en estos tiempos, la profesión docente por encima del resto. “Si la sociedad colocara la educación en el centro de su atención, las prisiones se volverían museos, los policías poetas y los psiquiatras músicos.”

Autora: HYLENNE RODRÍGUEZ

Ver todos los artículos de esta autora publicados en FdeT.

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: