ENTRADAS

11 dic 2015

Psiconeuroendocrinoinmunología, puente entre la conducta y la homeostasis

La psiconeuroendocrinoinmunología como medio para tratar enfermedades

Puede que te haya llevado un rato leer la palabra clave de este artículo porque, más bien, parece un trabalenguas. La cuestión es que la  psiconeuroendocrinoinmunología se refiere a la interdisciplina que se encarga de estudiar la relación entre la conducta y los tres sistemas que se encargan de mantener la homeostasis: el sistema nervioso, el endocrino y el inmune.

Homeostasis, el equilibrio de los sistemas nervioso, endocrino e inmune

Homeostasis, el equilibrio de los sistemas nervioso, endocrino e inmune

A lo largo de la historia se han registrado fenómenos casuales del condicionamiento del sistema inmunológico. Amatus Lusitanos, en el año 1557, relató el caso de un monje dominico que caía en síncope siempre que percibía el inofensivo olor a rosas o las veía a distancia. Mackenzie en el año 1896 provocó de forma intencionada una reacción asmática a un paciente alérgico a las flores con solo presentar una rosa artificial. Incluso a través de una fotografía de un campo de heno, Hill provocó ataques de fiebre del heno en sujetos muy sensibles.

Estos acontecimientos no pudieron ser explicados hasta el surgimiento del paradigma experimental del condicionamiento clásico formulado por Ivan Petrovich Pavlov. Gracias a éste, se pudieron llevar a cabo varios experimentos con animales que demostraban que se podían realizar asociaciones entre estímulos exteroceptivos o condicionados, como por ejemplo, estímulo auditivos u olfativos y alteraciones en los parámetros inmunes.

Condicionamiento ante estímulo olfativo

Condicionamiento ante estímulo olfativo

Son varias las técnicas que se emplean para poder observar los efectos del condicionamiento del sistema inmune: el condicionamiento de aversión a los sabores, condicionamiento al olor y al miedo o estrés condicionado.

Imagina que decides cenar en un nuevo restaurante japonés que han abierto en la ciudad. Comienzas a leer la exótica carta y decides probar el sushi. Te parece que está bastante bueno, pero, al llegar a casa, comienzas a sentirte mal, tienes dolor de estómago, náuseas y pasas una noche espantosa. ¿Crees que volverás a probar el sushi? Probablemente te vuelvas algo reacio ante la idea de volver a repetir el menú de esa noche, aunque no sepas exactamente si fue el sushi el causante de tu malestar. Éste, es el principio del condicionamiento de aversión al sabor. Esta técnica es la más empleada debido a que el condicionamiento se adquiere rápidamente. Se basa en el modelo de Ader y Cohen que consiste en el emparejamiento de un estímulo, en principio neutro, con una inyección de una droga que altere el sistema inmune, como por ejemplo, ciclofosfamida, interleucina 1, o lipopolisacáridos, entre otros. Esto provoca que el estímulo neutro pase a ser condicionado y que, ante la presencia del mismo, los sujetos experimentales, además de presentar cambios en la función inmune debido a la droga inmunomoduladora, eviten consumir el estímulo condicionado.

A partir de este tipo de técnicas, los psicólogos han podido comprobar que existen vías de comunicación directa e indirecta a través de las cuales los eventos psicológicos pueden influir sobre un amplio conjunto de actividades fisiológicas estrechamente relacionadas con la salud y la defensa del organismo contra las enfermedades.

Un claro ejemplo de que los eventos psicológicos pueden influir sobre el sistema inmune es el estrés. Para la mayoría de los estudiantes, las épocas de exámenes suponen un periodo en el que el estrés forma parte del día a día hasta finalizarlos.

Cómo afecta el estrés a la homeostasis

Cómo afecta el estrés a la homeostasis

Muchos investigadores han aprovechado esta fuente natural de estrés para comprobar los posibles efectos del mismo sobre la salud. En uno de estos estudios, se extrajo una muestra de sangre a un grupo de estudiantes de medicina un mes antes de los exámenes finales y otra muestra el día de antes de los mismos. Se observó que los niveles de células NK -del ingles natural killer, células naturales asesinas, son un tipo de linfocito  que se encarga de la eliminación de tumores y células infectadas por virus- descendieron de la primera a la segunda muestra. El resultado fue más acentuado en aquellos estudiantes que reportaban mayor soledad y malestar psicológico.

Además, en varios estudios se ha observado que el estrés producido por exámenes finales reduce la eficacia de la respuesta inmune a vacunas como la de la gripe o la hepatitis.

El estrés y los estados de ánimo negativos pueden tener también una importante influencia sobre los procesos de cicatrización de heridas y el desarrollo de enfermedades.

La inmunosupresión y la inmunofacilitación condicionada se han estudiado en seres humanos de manera experimental en casos de alergias, así como también se ha empleado como auxiliar en el tratamiento farmacológico de algunas enfermedades.

Un ejemplo en seres humanos consistió en incrementar el número de células asesinas naturales (NK) en la sangre a través de la asociación entre la administración de un dulce con la inyección subcutánea de adrenalina. Para comprobar si se había producido el condicionamiento, se le administró al sujeto el dulce y se le inyectó una solución salina.

Los análisis posteriores mostraron que los niveles de células asesinas naturales habían incrementado tanto como cuando se le inyectó al sujeto adrenalina, aunque esta vez, el causante de este aumento había sido un simple dulce.

En definitiva, las investigaciones con animales y seres humanos han demostrado que el condicionamiento del sistema inmune, además de ser posible, puede influir de forma positiva en el tratamiento de las enfermedades que puede llegar a padecer el ser humano.

Con todo, aún es necesario realizar más investigaciones para potenciar los efectos de la psiconeuroendocrinoinmunología. Una disciplina poco conocida que merece mayor atención.

Bibliografía

Gómez, B. Escobar, A. (2003). Psiconeuroinmunología: condicionamiento de la respuesta inmune . Revista Mexicana de Neurociencia, 4, pp. 83- 90.

Aguado, L. (2005). Emoción, activación y estrés. En Emoción, afecto y motivación (111- 117). España: Alianza editorial.

Autor: Adrián Nanclares Simón 

Ver más entradas del mismo autor

 

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: