ENTRADAS

1 abr 2016

SETAS VENENOSAS, CONSEJOS PARA NO MORIR ENVENENADO (I)

SETAS VENENOSAS: ¿ES FIABLE LA «SABIDURÍA TRADICIONAL»?

Todos los años muere alguien en España por comer setas venenosas. Los fallecimientos ocurren sobre todo en otoño, cuando muchos hongos forman sus cuerpos fructíferos. En esas fechas, tanto en los medios de comunicación como en las jornadas micológicas, muchos tratamos de prevenir a los seteros inexpertos para que no se confundan, que luego vienen las desgracias. Aunque pensándolo bien, ¿para qué esperar al otoño? También salen setas en primavera, y entre ellas las hay tóxicas e incluso mortales. Por tanto, y con vocación de servicio público, hablaremos en una serie de entradas sobre los peligros de las setas, sus diferentes venenos y daremos alguna información útil para evitar incidentes desagradables, quizá fatales.

Setas venenosas, no consumir.

Setas venenosas, no consumir.

Empezaremos con lo que NO HAY QUE HACER a la hora de consumir setas.

Casi todas las muertes por ingestión de hongos se deben a errores evitables. Es triste constatar cómo se arruinan vidas por culpa de la ignorancia. Por ejemplo, hay gente que no tiene sensación de peligro. Cree que las desgracias sólo les ocurren a otros, que a ella no va a sucederle algo tan improbable como toparse con setas venenosas. En fin, cada uno es libre de jugar a la ruleta rusa. El problema es que no sólo arriesga su vida, sino también las de sus allegados. Una imprudencia puede significar la muerte. O el trasplante de hígado. O diálisis de por vida. Hay hongos tóxicos en cualquier ambiente y localidad. Tampoco conviene tentar a la suerte. Téngase en cuenta que incluso los micólogos experimentados se equivocan (y mueren) a veces.

Sin embargo, lo que más gente lleva a la tumba o al hospital es el seguimiento de «falsas reglas» para reconocer las setas venenosas. Son antiguas, transmitidas de generación en generación. Desgraciadamente, eso no garantiza que sean fiables.

Todas fallan…

«Si hervimos las setas con un diente de ajo y éste se vuelve negro, ¡son venenosas!». Hay variantes, como sustituir el ajo por cebolla o un objeto de plata. FALSO. Las amanitas y lepiotas MORTALES no ennegrecen el ajo.

Existen setas venenosas que no ennegrecen con el ajo

Muchos han muerto o han acabado en lista de espera para trasplante de hígado por seguir la regla de hervir las setas con unos dientes de ajo

 

«El calor de la cocción o la desecación destruyen el veneno de las setas». En algunos casos sí, pero en las más peligrosas, las que atacan al hígado o los riñones, las toxinas NO SE DEGRADAN. Siguen activas.

«Si los animales se las comen tienen que ser buenas». ¿Seguro? Hay quienes consideran que una seta mordisqueada ha de ser necesariamente comestible, pero… Primero, a lo mejor el bicho que la ha comido está agonizando entre horribles convulsiones detrás de algún arbusto, fuera de la vista. Y segundo, hay tóxicos que sólo afectan a determinados grupos zoológicos. Por ejemplo, las toxinas de la mortal Amanita phalloides atacan al hígado de los mamíferos. Un caracol, que es un molusco, puede comérsela sin problemas. Inténtelo usted, y despídase…

Hay setas venenosas para un humano que pueden ser digeridas por algunos animales sin problemas

Setas venenosas: los venenos que afectan a los seres humanos no tienen por qué ser perjudiciales para otros animales

 

«Las setas venenosas tienen olores y sabores repugnantes». Pues no. De hecho, quienes han probado la mortal Amanita phalloides afirman que es bastante sabrosa.

«Las setas venenosas tienen colores brillantes, para avisarnos de su peligrosidad». TAMPOCO. Hay setas comestibles de colores llamativos, como el pie azul o los níscalos, mientras que ciertas amanitas y lepiotas mortales son blancas o de colores discretos. Conviene no fiarse de que la naturaleza siempre avisa del peligro…

setas venenosas

Los colores llamativos no implican necesariamente toxicidad. El pie azul (Lepista nuda) es un buen comestible

«Tengo un método infalible: en mi pueblo no salen setas malas». ERROR. Una seta tóxica puede aparecer en cualquier hábitat: un pinar, una chopera, un encinar, un parque público, el césped, el campo, la ciudad…

«Alguien que entiende me ha dicho que éstas se comen». Mucho ojo con los falsos expertos. Con las setas ocurre como con el fútbol: muchos se creen entendidos e imparten lecciones sobre qué jugadores debe alinear el entrenador, pero que sepan de verdad no hay tantos. Pues eso. Sobre todo, desconfíe usted si el presunto «experto» sigue alguna de las reglas que estamos denunciando.

«Me he comprado una guía de campo de setas, para ir sobre seguro». ¡ATENCIÓN, PELIGRO! Identificar setas suele ser difícil. Al fin y al cabo, no se trata de organismos completos, sino de las fructificaciones de unos hongos cuyo micelio queda oculto en el suelo. Factores ambientales como la humedad, la insolación o el tipo de terreno pueden modificar el color, tamaño o aspecto de las setas. Además, muchas especies se parecen bastante. Se dice que cada seta comestible tiene al menos un «doble» venenoso. Fiarse exclusivamente de una guía de campo, careciendo de experiencia previa, es una invitación al suicidio. O a la gastroenteritis, en el mejor de los casos.

«Las setas que crecen en madera son siempre buenas». FALSO. También hay setas tóxicas o mortales que aparecen en los troncos de los árboles. No hay un solo hábitat que se salve de tener especies venenosas.

«Para curarme en salud, primero le doy a probar las setas al gato. Si se las come y no la palma, es seguro consumirlas». Dejando aparte el rechazo que nos causa la crueldad hacia los animales, el método no resulta fiable. El metabolismo de un gato (o de la mascota de turno) es diferente al humano. Tal vez tolere una seta dañina para nosotros. Peor aún: las toxinas de las setas más peligrosas tardan bastante en provocar síntomas. Quizás el gato se zampe alegremente el plato de setas, y al cabo de unos días usted esté en cuidados intensivos por fallo hepático y el pobre minino se haya quedado tieso.

setas venenosas

Ay, el nefando método del gato…

Más consejos útiles en la próxima entrada.

 

AUTOR: Dr EDUARDO GALLEGO ARJONA. Profesor en UAL

Más entradas del mismo autor en en blog de FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

3 Responses

  1. Pingback : FdeT blog SETAS VENENOSAS, CONSEJOS PARA NO MORIR ENVENENADO (II) - FdeT blog

  2. Pingback : FdeT blog SETAS VENENOSAS. CONSEJOS PARA NO MORIR ENVENENADO (III) - FdeT blog

  3. Pingback : FdeT blog LOS VENENOS DE LAS SETAS (I) - FdeT blog

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: