Etiqueta

accidente laboral

PLAN DE EMERGENCIAS EN INDUSTRIAS DE ALTO RIESGO

Incendio de la plataforma Deep Water Horizon  en el golfo de Texas en abril de 2010
Incendio en la plataforma petrolífera de Deep Water Horizon en el golfo de Texas. Abril de 2010.

Una respuesta eficiente ante una situación de emergencia puede suponer la diferencia entre un incidente sin consecuencias o un accidente catastrófico para la empresa que lo sufre; el dato es demoledor: menos del 40% de las empresas que sufren un gran incendio vuelven a la actividad. La destrucción de sus instalaciones y la pérdida de capacidad productiva resultan fatales para la continuidad de la actividad empresarial. Los daños a las personas en forma de lesiones permanentes e incluso la pérdida de vidas humanas se suman a la larga lista de efectos negativos de las que muy pocas organizaciones logran recuperarse.

Texto del periódico El País sobre el incendio de la empresa Ybarra en Dos Hermanas.
Texto del periódico El País sobre el incendio de la Planta de Campofrío en Burgos.

Que una Organización responda eficazmente a este tipo de eventos conlleva previamente un proceso de preparación, evaluación, entrenamiento y mejora continua de sus sistemas a cargo de las personas que la integran.

Dicho de manera sencilla: la preparación ante las emergencias es un aspecto que debe “entrenarse”.

Asociamos rápidamente como escenario de emergencia los incendios por su tremenda capacidad destructiva y porque pueden presentarse en cualquier tipo de actividad pero existen otros igualmente graves a considerar como los vertidos accidentales, las explosiones, los atropellos por maquinaria pesada o la fuga incontrolada en la descarga de un producto químico.

Tres de los depósitos de pesticida cuya fuga ocasionó la pérdida de 20000 vidas en Bhopal (India).
El desastre de Bhopal, ocurrido el 3 de diciembre de 1984, se originó al producirse una fuga de isocianato de metilo en una fábrica de pesticidas. Se estima que entre 6.000 y 8.000 personas murieron en la primera semana tras el escape tóxico y al menos otras 12.000 fallecieron posteriormente. Todo el entorno del lugar del accidente quedó seriamente contaminado por sustancias tóxicas y metales pesados que aún tardarán muchos años en desaparecer. La planta química fue abandonada tras el accidente.
 
Claves para una implantación de un Plan de Emergencias.

Cada Organización debe tener identificados, evaluados y definidas las medidas de respuesta necesarias a los escenarios posibles en función de su actividad. En función del tipo de actividad dicha Organización deberá elaborar unas medidas de emergencia según establece el artículo 20 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales o puede estar afectado por el R.D. 393/2007 y que obliga a elaborar un Plan de Autoprotección. No es objeto de este artículo entrar en las diferencias entre un caso y otro y hablaremos en adelante y de forma general de “Plan de Emergencia”.

Prácticas de extinción de incendios con agua y espuma por parte del personal de emergencias.
Prácticas de extinción de incendios con agua y espuma.

Para conseguir una implantación efectiva es necesario que todo lo que está definido en el papel pase a ser aplicado en campo.

Existen dos aspectos diferenciados en la implantación del plan:

  1. La prevención: medidas que deben adoptarme para evitar que se produzca un incidente.
  2. La respuesta ante emergencias: las acciones minimizar los efectos de un incidente cuando éste ya se ha producido.

Ambos aspectos deben cubrirse desde el punto de vista de los “pilares del comportamiento seguro” que describíamos en artículos anteriores:

  • Liderazgo y Compromiso por la Dirección: más allá de la obligatoriedad establecida en la norma de nominar a un Director del Plan y un Director de la Emergencia, para una implantación efectiva, se necesita un liderazgo visible en la Organización:
    • Revisión por la Dirección del Plan de Autoprotección.
    • La asignación de recursos para la adopción de medidas.
    • La participación en los simulacros y la revisión de los resultados.
    • El seguimiento de la implantación del plan de autoprotección por un comité estratégico asesor.

Es responsabilidad de la Alta Dirección liderar, impulsar las medidas y dotar de los medios necesarios a la Organización.

Forma de facilitar la implantación efectiva del plan de emergencias
  • Compromiso por parte de todas las personas de la Organización: es imprescindible que se genere un sentido de pertenencia y colaboración por parte de todos y cada uno, generándose un clima donde “todos aportan” independientemente de su rol o jerarquía.
  • Entrenamiento: es uno de los aspectos más cruciales tanto desde el punto de vista de la prevención como de la respuesta ante la emergencia. Desde el punto de vista de la prevención el entrenamiento debe estar encaminado a mantener un nivel de alerta adecuado, identificar posibles focos o situaciones de riesgo y a conocer los canales de comunicación. Por el lado de la respuesta ante emergencias, las prácticas de extinción, excarcelación, primeros auxilios, control de derrames, etc., deben ser el núcleo fuerte del plan de formación. Especial importancia tiene el desarrollo de simulacros pues son herramientas ideales para asentar el conocimiento a través de la práctica y para detectar oportunidades de mejora en los sistemas de gestión de emergencia.
  • Comunicación: es una herramienta indispensable en la implantación para el reporte de situaciones de riesgo o sub-estándar para que puedan ser corregidas de manera preventiva. También resulta fundamental para entrenar los canales de comunicación en la respuesta ante la emergencia ya declarada. Podemos comprobar de manera consistente que una comunicación efectiva es crucial para establecer un nivel de respuesta adecuado y que, por tanto, debe entrenarse.
  • Medición: deben establecerse indicadores clave de la prevención de emergencias sobre las condiciones inseguras reportadas, el análisis de incidentes, acciones correctivas…, y, también, deben evaluarse la efectividad de las acciones de la implantación del plan de emergencias como son: la transmisión del conocimiento en las sesiones de formación, las conclusiones de las prácticas y ejercicios de simulacro, etc. El seguimiento y análisis de estos indicadores dan las claves de la eficacia en la implantación.
  • Reconocimiento: como elemento motivador a los miembros de la Organización para seguir estando alerta, animando a reportar las condiciones inseguras que detecten, a tomar acción para evitar situaciones potencialmente peligrosas y a prepararse de manera recurrente para mejorar su preparación ante una emergencia.
Conclusiones
  • Las organizaciones que consiguen una implantación efectiva de su plan de emergencias son las que van más allá del mero cumplimiento documental y formal de lo establecido en las normas de referencia.
  • Una Organización estará mejor preparada para responder ante una situación de emergencia cuando mejor tenga identificados sus riesgos, los posibles escenarios que se le puedan plantear, el mantenimiento de sus medios de actuación y la preparación del personal para responder eficazmente.
  • La preparación ante las emergencias es un elemento más del sistema de gestión de seguridad y por tanto debe estar sujeto al mismo proceso de evaluación y mejora continua. Deben establecerse indicadores claves de desempeño y medir de manera regular la eficacia de los mismos.
  • Los recursos que una Organización dedica a la prevención y respuesta ante las emergencias deben ser entendidos no como un gasto sino, antes bien, como una inversión en su seguridad y en la de sus trabajadores. En este punto es fácil entender en su dimensión la frase: “si piensas que la seguridad es cara, prueba a tener un accidente”.

Autor: FRANCISCO JAVIER LARA COLMENERO

Más artículos del autor para el blog de FdeT

Si quieres realizar alguna pregunta o contactar con nosotros, envíanos un email a fdetformacion@gmail.com

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin