ENTRADAS

10 feb 2017

¿SOL O MIOPÍA? TENDRÁS QUE ELEGIR

Si tus hijos no reciben suficiente luz solar, sufrirán miopía.

Aunque le cueste creerlo, existe un incremento mundial de la miopía absolutamente alarmante que alcanzará a un 50% de la población total hacia el 2050 y al que sanidad considera ya como pandemia.

LUZ DEL SOL Y MIOPÍA

Los primeros indicios vinieron de Asia, de Singapur, donde los datos médicos de hombres jóvenes (militares) indicaron que a finales de los años 70 la miopía se había incrementado en un 26% respecto a lo habitual que era del orden del 5-6%. Pasó a un 66% a mediados de los 90 y a un impresionante 83% a finales de la década pasada (2000-2010).

Sin embargo, mucho más alarmante resultó el hallazgo de que el fenómeno es global. Está ocurriendo lo mismo en todo el planeta con la única diferencia de que los países más industrializados van más deprisa en la escalada y los que menos, como los africanos, más lentos. Incluyéndolos a todos, la media mundial a principios de los 2000 había subido al 20% (del 5-6% inicial) y el crecimiento lleva el camino de alcanzar al 50% de la población mundial hacia el 2050. Para fechas ligeramente posteriores la casi totalidad de los terrícolas serán miopes.

LOS MITOS

Como siempre ha ocurrido, a la vista del problema, los humanos inventaron una serie de mitos que se arraigaron sobre las creencias generales con la fuerza de los dogmas religiosos:

  • La culpa es de la Tele. Los niños se pasan horas ante la pantalla del televisor y esto les estropea la vista.
  • La culpa es de “la Play” y los teléfonos móviles. Todo el tiempo mirando a las pantallas hace a los niños miopes.
  • La culpa es de la lectura. Los niños se pasan la vida leyendo.
  • La culpa es de la genética.

Ya lo descubrieron los neurólogos hace  tiempo: el cerebro humano, cuando no sabe algo, se lo inventa. Así, cuando los antiguos no podían explicar los rayos y truenos, se inventaban a Zeus y lo explicaban con sus cabreos. Del mismo modo y por la misma vía cuando en la actualidad no conocemos el origen de algún mal lo achacamos a cualquier novedad cultural, científica o tecnológica: la lectura, la genética, los móviles, la tele, las microondas, los campos electromagnéticos…

¿QUÉ DICE LA CIENCIA?

Por fortuna hoy hay algunos científicos en el mundo (pocos) que se ponen a investigar en serio. Así se descubrió, tras múltiples intentos, que nadie logró correlacionar el incremento de la miopía con las pantallas y pantallitas, ni tan siquiera con los libros y la lectura. Lo que desconcertó a todo el personal. Pero ¡oh sorpresa! En 1969, antes de que el problema hubiera comenzado a ser una preocupación generalizada, unos investigadores lograron correlacionar la miopía con el número de horas que los niños pasan al sol, al aire libre. Dado que el hallazgo ocurrió en los primeros años en que se detectó el problema, apenas 10 años después, y que ya habían surgido los mitos de la lectura y las pantallas, nadie le dio el menor crédito, ni siquiera los científicos. No fue hasta que durante decenios fracasaron todos los intentos de encontrar otras correlaciones cuando alguien recordó la idea y hoy se está estudiando en esta dirección con muy buenos resultados.

El origen genético quedó claramente descartado desde el principio ya que si en una población hay un 30% de niños miopes y en la de sus padres solo había un 2%, ¿de quién han heredado la miopía los niños actuales? Y pensar que se haya podido producir un cambio genético en todo el planeta en cuestión de 3 o 4 décadas es más absurdo aún.

Todos los estudios actuales apuntan en la misma dirección, es la falta de horas a la brillante luz del sol durante la niñez, es decir, mientras dura el crecimiento del ojo, lo que induce a la miopía.

Esto viene abalado por las estadísticas: niños de África miopes 2%,  de Gran Bretaña 30-40%. En ciudades de Japón y grandes ciudades asiáticas Hong Kong, Taiwán, China,  entre el 80 y el 90%. En España 25% pero, en pocos años, subiremos hasta el 50%. Los niños en Asia Oriental se dedican a ir a la escuela, sin salir al patio, para luego irse a casa directamente, quedándose en el interior.

 SOL Y MIOPÍA

fuente: GLOBAL PREVALENCE OF MYOPIA AND HIGH MYOPIA AND TEMPORAL TRENDS. WASHINGTON UNIVERSITY.

Algunos científicos piensan que la vida en el interior de las casas casi permanente de la vida moderna – de casa a la escuela y de la escuela a la casa y por el camino en el bus — siempre bajo luz artificial rojiza y poco brillante, es lo que provoca un crecimiento anómalo del ojo alargándose de modo que la imagen se forma delante de la retina y llega a esta desenfocada. El porqué de este extraño fenómeno queda aún por aclarar, aunque ya hay algunos indicios:

  • La luz brillante en el ojo produce la liberación de dopamina, un neurotransmisor que, posiblemente evite la deformación del ojo, (Ian Morgan, de la Australian National University).
  • Las longitudes de onda verdes y azules se concentran en la parte delantera de la retina, mientras que la luz roja alcanza la parte posterior. Como la iluminación de los interiores tiende a ser más rojiza que los rayos de sol, el desajuste podría confundir los mecanismos de control del globo ocular. Esto le dice al ojo que no está enfocando bien y que, por tanto, debe crecer y compensar el desajuste de alguna manera. (Chi Luu, de la Universidad de Melbourne, en Australia). Este mismo doctor ha realizado experiencias con polluelos que se crían bajo luz roja y observado que eran miopes la gran mayoría. Cambiando la iluminación roja por varias horas diarias de luz azul intensa se pudo revertir el problema. Personalmente he de reconocer que no acierto a comprender cómo este señor averigua si un pollo es miope…
¿EXISTE ALGUNA FORMA DE EVITARLO?

Los estudios actuales no han revelado por completo la naturaleza del problema pero están bien claras las recomendaciones más útiles:

  • Los niños deben pasar al aire libre el mayor número de horas posible.
  • No deben protegerse los ojos con gafas de sol de ningún tipo, en todo caso una gorra de visera para no recibir la radiación directamente sobre los ojos.

trampoline-241899_1280

También se apuntan ya algunos posibles remedios para revertir el daño ya hecho en el futuro:

  • Cambiar la iluminación rojiza a un espectro más amplio y posiblemente con abundancia de luz azul intensa durante algunas horas.
  • Hay indicios de que la atropina, que hoy se usa como dilatadora de la pupila, en concentraciones mucho menores, podría detener la deformación del globo ocular.

AUTOR: Profesor Manuel Reyes Camacho

Todos los artículos del autor para FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Referencias:

 

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: