ENTRADAS

17 feb 2017

Trabajos en caliente: cómo garantizar la seguridad

Peligros de los trabajos en caliente

Los trabajos en caliente son aquellos que pueden producir fuentes de ignición como llamas, chispas o superficies calientes susceptibles de desencadenar incendios, deflagraciones y explosiones. En entornos industriales hay numerosos trabajos relacionados con el mantenimiento o las operaciones que se clasifican como “trabajos en caliente” y que deben realizarse conforme a protocolos específicos para garantizar la seguridad de los trabajadores y de las instalaciones.

Trabajos en caliente: soldadura

Soldadura industrial

Ejemplos de trabajos en caliente: soldadura, oxicorte, la limpieza a presión, granallado, el corte con sierras radiales y otros tipos de herramientas portátiles o áreas susceptibles de generar contactos eléctricos y donde se manejen productos químicos inflamables.

Jerarquía de control.

Antes de planificar un trabajo lo primero que debemos plantearnos es si es estrictamente “necesario” realizar dicho trabajo por un método que implique la generación de focos de ignición o puntos calientes. A esto es a lo que se denomina “jerarquía de control”.

Trabajos en caliente

Jerarquía de control en un complejo minero

Dependiendo del tipo de actividad, la sensibilidad de las instalaciones, los posibles productos químicos presentes en la zona cada industria debe establecer unos límites mínimos de seguridad y cuando no sea posible garantizarlos será necesario recurrir a otros métodos de trabajo.

Por ejemplo, se pueden emplear herramientas neumáticas en lugar de eléctricas, corte por agua en lugar de corte con sierras radiales o el uso de herramientas de bronce para evitar chispas.

Formación/capacitación/competencia.

Un elemento fundamental para controlar estos trabajos es que sean desempeñados por trabajadores especialmente formados que sean capaces de identificar las posibles fuentes de ignición, implantar los controles operativos, controlar la medición de explosividad y desarrollar la actuación en caso de emergencia.

Es un aspecto también a controlar a través de la gestión de contratistas, dado que a menudo estos trabajos son realizados por contratas y es necesario asegurar en la “coordinación de actividades empresariales” la capacitación y experiencia de las empresas en la fase de licitación de obras o servicios.

La aplicación del protocolo de trabajos en caliente debe ir acompañado de la emisión de un permiso de trabajo que detalle la evaluación de los riesgos y de las medidas de control a implantar. La información de esta evaluación de riesgos debe ser compartida con los trabajadores que vayan a realizar el trabajo.

CONTROLES OPERATIVOS:

Son aquellas medidas que garantizan que los trabajos en caliente se realizan con seguridad y con los riesgos reducidos al mínimo posible.

Condiciones del entorno:
  • Los equipos deben estar aislados y bloqueados, controlar posibles entradas de fluidos al entorno. Canalizaciones, corrientes de aire, suministro eléctrico…
  • El espacio de trabajo está limpio y despejado de materiales combustibles: cartón, plástico, madera, restos de PQ y gases inflamables, etc.
  • La ventilación es adecuada para garantizar una atmósfera respirable y no inflamable. Ventilación forzada para casos singulares.
  • Controlar posibles alcances: Trabajos en zonas aledañas.
  • Medición de atmósfera: es una de las principales medidas de control y debe hacerse antes, durante y después de finalizar el trabajo.
    • Nivel de oxígeno >23% = atmósfera sobre oxigenada.
    • Nivel de explosividad. Presencia de gases inflamables.
    • Límite inferior de explosividad.
trabajos en caliente

Detector de gases

Condiciones de la tarea:
  • Equipos de trabajo en buen estado y revisados. Cables, enchufes, mangueras, cuadros eléctricos…
  • Uso de mantas ignífugas y apantallamientos para controlar proyecciones.
  • Medios de extinción: extintor siempre, mangueras de agua preparadas, retén de brigada de emergencia donde sea preceptivo …
  • Cuando sea necesario usar/aplicar productos inflamables en zonas con posibles fuentes de ignición se requiere aplicar el procedimiento de trabajos en caliente.
  • En el permiso de trabajo deberá tenerse en cuenta la información de la ficha de seguridad.

 

Condiciones de factor humano a controlar:
  • Personal formado y autorizado para realizar trabajos en caliente.
  • Es fundamental la figura del VIGILANTE que, sin ejecutar directamente trabajos, realiza una importante misión consistente en:
    • Controlar el área o zona de trabajo. Cambio de las condiciones ambientales del lugar de trabajo, evaluadas durante la entrega del área o equipo.
    • Controlar los medios de extinción, EPIs necesarios para el trabajo así como del buen estado de los equipos de trabajo a utilizar como sus instalaciones de alimentación.
    • Controlar el buen uso, almacenamiento y transporte de las sustancias inflamables a usar si procede.
    • Controlar la temperatura del punto de trabajo con medidor certificado y calibrado.
    • Control de las pantallas de protección, si se dispusieran de ellas.
    • Restringir el acceso a la zona de trabajo.
    • Controlar el punto de trabajo tras la finalización del trabajo hasta garantizar que el punto se ha enfriado.

Los trabajos en caliente sin controlar son origen de accidentes de altas consecuencias en las industrias: fatalidades, accidentes con lesiones permanentes o la destrucción de instalaciones, paralización total de la actividad…, es por esto que deben ser controladas como actividades de alto riesgo y establecerse unos estándares de seguridad a través de una adecuada evaluación y gestión del riesgo y una alta capacitación de aquellos trabajadores que vayan a desempeñar dichas tareas.

Autor: FRANCISCO JAVIER LARA COLMENERO

Más artículos del autor para el blog de FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: