ENTRADAS

26 dic 2016

UN CUADERNO, LA PRIMERA HERRAMIENTA DEL ESCRITOR

/
Publicado por
/
Comentarios0
/
¿Por qué necesitas un cuaderno? Care Santos.

«¿Qué debo hacer para ser escritor?». Es extraña la semana en que alguien menor de 16 años no me formula esta pregunta. La cuestión, por cierto, puede formularse así o de un modo más rebuscado. Si una joven de 15 quiere saber cómo te las apañaste para publicar tu primer libro o cómo se hace para conocer editores o cómo puedes estar segura de que tu novela es lo bastante buena para ser publicada, ésas son también preguntas de escritor. Se las reconoce porque son exactamente las mismas preguntas que hubieras formulado tú a esa edad de tener a mano a alguien conocedor dispuesto a contestarlas.

Un cuaderno como aliado del escritor. Care Santos.

¿Quieres escribir? Necesitas un cuaderno, tu cuaderno.

         Mi primer consejo es siempre éste: Cómprate un cuaderno. Hay quien me mira con sorpresa, incluso con algo parecido al desprecio. Esperaban acaso un consejo más elevado, más difícil de seguir. Yo insisto: Lo primero que tienes que hacer cuando decides que vas a jugar en serio al juego de la Literatura es comprarte un cuaderno. Uno bonito. Hay un ritual gozoso en la tarea de escoger el cuaderno perfecto. Se trata de elegir un compañero. Debe ser resistente pero también abierto a lo sutil, a lo pequeño. Yo tardé varios años en decidirme, y ensucié varios cientos de páginas —cuadriculadas, lisas, rayadas— por el camino. Desde hace más o menos una década mis cuadernos son siempre del mismo modelo y raras veces de distinto color. Soy proclive a las fidelidades, en todos los terrenos de mi vida. Prefiero las rayas a los cuadros y el color hueso al blanco deslumbrante. Siempre tapa rígida. Los bautizo y los numero. Todos son iguales, se diría que clónicos, pero sólo por fuera. Por dentro, son «El cuaderno de Venus», «El cuaderno del elefante» o el «Cuaderno de cumplir 40» y no tienen nada que ver unos con otros.

       No enseño mis cuadernos a nadie. Primero, porque acaso a nadie interesan. Segundo, porque ahí está todo: lo presente y lo futuro. Lo que nunca será. Lo que no deseo que sea. Mis ideas, mis bocetos, mis esquemas, mis apuntes, mis versos, algún que otro aforismo de vez en cuando, las notas que tomo en las mesas redondas, las citas que recolecto de mis lecturas. Mi vida entera. Dejar que alguien husmee en sus páginas sería como permitir entrada libre en mi alma. Sin embargo, a los estudiantes de secundaria a quienes les recomiendo que se compren un cuaderno, les suelo enseñar el mío. Les digo que una vez tienes un cuaderno, no hay que salir jamás sin él, que las ideas acechan, y que hay que estar preparado siempre. Les digo que las ideas son veloces y caprichosas, y que hay que retenerlas antes de que se alejen. Que incluso lo más obvio, aquello que nos parece más fácil de recordar —o más difícil de olvidar— se escapa sin remedio. Que atrapar un pensamiento es hacerlo antes de que se apague, cuando más brilla. Para todo eso se lleva un cuaderno. Les muestro mis ideas, numeradas (tengo obsesión por el orden y las listas, cada vez más). Les muestro mis diagramas cartesianos de diseño de personajes, mis esquemas argumentales y hasta mis dibujos (muy malos), que siempre tienen que ver con algo en lo que estoy trabajando. Les cuento que una vez perdí uno de mis cuadernos en un avión (el número 11) y removí cielo y tierra hasta que lo recuperé, tres meses más tarde y ante la estupefacción del personal de tierra de diversos aeropuertos, que no comprendían por qué yo me tomaba tantas molestias por un objeto (a su parecer) tan insignificante.

        Lo dijo bien claro Antonio Muñoz Molina, y yo le doy la razón. No se tiene un cuaderno porque se quiere escribir. Se escribe porque se tiene un cuaderno.

Autora: CARE SANTOS @CareSantos

No dejes de leer los consejos que Care Santos irá proporcionándote aquí para ayudarte a realizar tu sueño de escribir como un profesional.

Ver todas las entradas de Care Santos para FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: