ENTRADAS

26 sep 2016

VENENOS DE LAS SETAS II

¿Cómo nos afecta el veneno de las setas?

Continuamos con las intoxicaciones más peligrosas, las de periodo de latencia largo. En la entrada anterior vimos las peores, debidas a la ingestión de setas hepatotóxicas. Ahora nos fijaremos en las nefrotóxicas, cuyo órgano diana es el riñón. Por fortuna, en este caso los envenenamientos no llegan al 1%.

Las principales setas nefrotóxicas pertenecen al género Cortinarius. Éste es fácil de identificar por la presencia de cortina:

venenos de las setas

Las setas del género Cortinarius presentan una cortina que recuerda a una telaraña que protege a las láminas.

La cortina es fugaz y desaparece pronto, aunque quedan restos en el pie. La esporada (las esporas depositadas en masa) es de un color marrón característico:

Venenos de las setas

En este ejemplar de Cortinarius vemos los restos de cortina en el pie (flecha), con el típico color marrón óxido debido a la acumulación de esporas

No todos los cortinarios son venenosos. De hecho, algunos aparecen citados como comestibles. Sin embargo, conviene ser precavido, especialmente con los de color pardo o pardorrojizo. Entre ellos, cabe destacar por su peligrosidad a C. orellanus y especies afines, las cuales provocan el síndrome orellánico.

En 1950 hubo un envenenamiento masivo en Polonia que dejó confundidos a los expertos. En 1952 se determinó que la causa había sido la ingestión de C. orellanus en un banquete. Su principal toxina es la orellanina. Se trata de una  bipiridina, un grupo de sustancias entre las cuales hay herbicidas como el diquat o el paraquat. Eso nos indica que estamos hablando de moléculas que son tóxicas para ciertos organismos. En el caso de los seres humanos, la orellanina destruye los riñones, aunque se toma su tiempo: los síntomas pueden tardar en manifestarse hasta 17 días.

Si usted ha tenido la mala suerte de comer esas setas, al cabo de unos días empezará a sentirse enfermo. Además del malestar general y dolor lumbar, sufrirá mucha sed y orinará bastante. Son los primeros síntomas de que sus riñones están muriendo. Conforme el deterioro vaya avanzando cada vez orinará menos, hasta que ya no pueda hacerlo (anuria). En el hospital le tratarán los síntomas y procurarán mantenerlo con vida, pero cabe la posibilidad de que el daño sea irreversible. Puede que muera, aunque lo más probable es que sobreviva. No obstante, tendrá usted que someterse a diálisis de por vida o a un trasplante renal.

Los cortinarios no son las únicas setas nefrotóxicas. Amanita proxima, una amanita blanca con volva amarillenta, posee toxinas que atacan a los riñones. Son diferentes a la orellanina, pues se trata de aminoácidos similares a la norleucina. Aunque ha habido casos mortales, sobre todo cuando el daño también se extiende al hígado, el envenenamiento no es tan grave como el anterior. Después del tratamiento de soporte y las sesiones de diálisis, se suele restablecer la función renal.

Los casos de intoxicación se deben a que A. proxima puede confundirse con una amanita comestible similar, A. ovoidea:

Venenos de las setas

Amanita ovoidea, conocida en algunos lugares como seta de carrasca, es una especie comestible que puede ser confundida con la nefrotóxica A. proxima. Esta última, sin embargo, es algo menos robusta y posee volva amarillenta

Como norma general, es recomendable no consumir amanitas blancas, ya que entre ellas hay especies muy peligrosas, como las hepatotóxicas A. virosa y A. verna (véase lo dicho en la entrada anterior).

AUTOR: Dr EDUARDO GALLEGO ARJONA. Profesor en UAL

Más entradas del mismo autor en en blog de FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: