ENTRADAS

13 mar 2017

Venenos de las setas (VIII)

SETAS ANTIALCOHÓLICAS.

Ocupémonos ahora de una intoxicación con periodo de latencia corto ciertamente peculiar. Se trata de la intoxicación cardiovascular por setas o síndrome de tipo Antabus, consecuencia de la ingestión de setas antialcohólicas. Sí, antialcohólicas; ha leído usted bien.

alcohol-428392_1920

El alcohol que consumimos con la cerveza, el vino y otras bebidas está producido, sobre todo, por la levadura Saccharomyces cerevisiae. Este hongo microscópico puede obtener energía fermentando azúcares, y como productos de desecho de este proceso se generan CO2 (anhídrido carbónico) y alcohol (etanol, concretamente). La producción de gas por la levadura se ha usado desde hace milenios para esponjar la masa del pan, mientras que el etanol ha dado origen a bebidas como la cerveza y el vino.

Levadura del pan y la cerveza

Levadura del pan y la cerveza (Saccharomyces cerevisiae).

El consumo excesivo de alcohol causa problemas de sobra conocidos (cirrosis, comas etílicos, etc.) que no comentaremos aquí. Si se toma con moderación, el organismo es capaz de metabolizarlo. En nuestro sufrido hígado hay una enzima, la alcohol deshidrogenasa, que cataliza una reacción que convierte el alcohol en acetaldehído. Éste, mediante otra enzima (acetaldehído deshidrogenasa), se convertirá en acetato, que podemos eliminar tranquilamente.

El disulfiram es un fármaco, comercializado como Antabus o Antabuse, que bloquea la acción de la acetaldehído deshidrogenasa. Si bebemos alcohol después de tomar disulfiram, aumentarán los niveles de acetaldehído en la sangre. El resultado será que experimentaremos de golpe la madre de todas las resacas. El mal rato está asegurado y, en el caso de personas con problemas cardíacos o hepáticos, las consecuencias pueden ser graves e incluso fatales.

Bajo prescripción médica, el disulfiram se puede administrar a alcohólicos crónicos para que aborrezcan el alcohol. Si el paciente (quizá podríamos llamarlo «víctima») ingiere bebidas espirituosas, podrá experimentar una sensación de calor, cara y cuello enrojecerán, sudará copiosamente, tendrá vómitos, taquicardia, palpitaciones, bajada de tensión…

Pues bien, hay setas que poseen una toxina, la coprina, con efectos similares al disulfiram. Se trata de setas cuyo consumo no causa problemas… salvo que se tome alcohol a continuación. En tal caso, es probable que se experimente un síndrome de tipo Antabus más o menos intenso. En el mejor de los casos, el susto no te lo quita nadie. Por suerte, suele ser una intoxicación leve, salvo en casos de individuos con historial de arritmias cardíacas. Su tratamiento suele ser sintomático y de soporte, con administración de vitamina C y antieméticos para cortar los vómitos.

setas antialcohólicas

Ejemplar joven de Coprinopsis atramentaria (= Coprinus atramentarius), la seta antialcohólica.

La seta antialcohólica por excelencia es Coprinopsis atramentaria, que antes se incluía en el género Coprinus (en concreto, se llamaba Coprinus atramentarius). Suele aparecer en grupos, normalmente donde hay restos leñosos. Los ejemplares son comestibles cuando son jóvenes, porque al madurar experimentan un curioso fenómeno: se licúan. Las láminas se disuelven, convirtiéndose en una tinta negra que recuerda a la de un calamar.

setas antialcohólicas

Las setas del género Coprinopsis, al igual que las de Coprinus, se convierten en tinta al madurar

Para evitar problemas con los coprinos, recomendamos no arriesgarse a padecer un síndrome Antabus y consumir especies que no tengan niveles altos de coprina. En concreto, lo mejor es ceñirse a Coprinus comatus, la barbuda o seta de tinta, y rechazar los demás coprinos. Por si acaso. Y recoléctense sólo ejemplares jóvenes.

Coprinus comatus

Coprinus comatus es una seta comestible, siempre que se trate de ejemplares jóvenes como el de la izquierda. La foto de la derecha, tomada unas horas después, muestra cómo las láminas se han empezado a licuar, convirtiéndose en tinta

El síndrome Antabus se ha descrito también en otros géneros de setas, como ciertas colmenillas (ej.: Morchella angusticeps) y boletos (ej.: Suillellus luridus o Imperator torosus, que antes se incluían en Boletus).

Ah, puede que el setero aficionado se sienta confundido o incluso enojado al comprobar que ciertos nombres científicos de hongos han cambiado recientemente. Por ejemplo, géneros como Coprinus o Boletus han sido «troceados» durante los últimos años por los taxónomos. En fin, así funciona la Ciencia, la cual se va adaptando conforme conocemos mejor la naturaleza que nos rodea.

La clasificación de los seres vivos se rige por criterios filogenéticos, es decir, ha de reflejar el parentesco evolutivo entre especies. Ahora podemos determinar dicho nivel de parentesco con mayor fiabilidad, ya que la comparación de ácidos nucleicos es cada vez más rápida y barata. Y el ADN nos sugiere que setas que parecían estar próximas, en realidad no lo están tanto. De ahí la necesidad de separarlas en géneros diferentes.

Puede que muchos añoremos los viejos tiempos, cuando las cosas eran más sencillas, pero es lo que hay. Qué se le va a hacer…

Ver ahora, del mismo autor, los consejos para no morir envenenados por setas.

AUTOR: Dr EDUARDO GALLEGO ARJONA. Profesor en UAL

Más entradas del mismo autor en en blog de FdeT

Si quieres participar en el blog como colaborador en alguna de las secciones, envíanos un mail a info@fdet.es 

Grupo FdeT

Imagen entrada: https://pixabay.com/photo-428392/

Compartir:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: